Hallazgo alarmante: 80% de los alimentos para bebés contienen “arsénico” y otros tóxicos

Arsénico encontrado en alimentos para bebés y niños pequeños: un motivo más para estar atentas de los productos con que alimentamos a nuestros hijos

Un reciente estudio acaba de relacionar el arsénico con los productos alimenticios para bebés, incluida la leche de formula. The Clean Label Project, una organización sin fines de lucro que lucha por el etiquetado transparente de los alimentos, realizó pruebas en 530 tipos de alimentos infantiles, refrescos, y leche de formula, incluso las más populares.

Si de alimentación se trata, los padres hacen todo lo posible, desde el inicio de la infancia, que lo niños estén bien alimentados, y que su dieta sea balanceada y saludable. En el mercado existe gran variedad de productos listos para el consumo especialmente diseñados para los bebés. Sin embargo, los mismos serían altamente perjudiciales para la salud a futuro del niño.

El resultado fue alarmante

Probablemente, puedes pensar que estás eligiendo alimentos para bebés muy saludables cuando vienen etiquetados como “orgánicos”, pero la ONG se encargó de buscar la verdad en esto. Resulta que, según el resultado de esta minuciosa investigación, muchos de estos productos contienen arsénico, un compuesto que puede afectar el desarrollo de los niños, y por si fuera poco, también aumenta la posibilidad de riesgo de cáncer.

 
alimentos para bebés
Foto: National Institute of Korean Language, via Wikimedia Commons

Del total de los productos analizados, los investigadores encontraron que el 65% de los alimentos para bebés contenían niveles detectables de arsénico. Más de un tercio de los productos para bebés dieron positivo para “plomo”.

Clean Label también, encontró “cadmio”, un metal que se encuentra en las baterías, y estaba en más de la mitad de las muestras analizadas.

“Los primeros síntomas de la exposición prolongada a altos niveles de arsénico inorgánico (por ejemplo, a través del consumo de agua y alimentos contaminados) se observan generalmente en la piel e incluyen cambios de pigmentación, lesiones cutáneas y durezas y callosidades en las palmas de las manos y las plantas de los pies (hiperqueratosis). Estos efectos se producen tras una exposición mínima de aproximadamente cinco años y pueden ser precursores de cáncer de piel”

Según la Organización Mundial de la Salud, el arsénico puede ocasionar problemas graves en la salud. “Los primeros síntomas de la exposición prolongada a altos niveles de arsénico inorgánico (por ejemplo, a través del consumo de agua y alimentos contaminados) se observan generalmente en la piel e incluyen cambios de pigmentación, lesiones cutáneas y durezas y callosidades en las palmas de las manos y las plantas de los pies (hiperqueratosis).

Estos efectos se producen tras una exposición mínima de aproximadamente cinco años y pueden ser precursores de cáncer de piel”. Además, también produce enfermedades cardiovasculares, diabetes, y cáncer de pulmón.

Si bien las cantidades de cada producto químico variaban con cada alimento, algunos contenían hasta 600 partes de arsénico por mil millones. Un nivel muy alto.

Entre las marcas de alimentos para bebés analizados que tienen ingredientes tóxicos se encuentran:

-Enfamil

-Gerber

-Sprout

-Plum Organics

Puedes encontrar el listado completo haciendo click en el enlace del estudio.

¿Por qué hay plomo y arsénico en los alimentos para bebés?

El plomo es un mineral que se encuentra en el medio ambiente, por lo tanto se puede encontrar también en los alimentos que comemos, e incluso en aquellos que se utilizan para fabricar productos infantiles.

En cuanto al arsénico, también se encuentra de forma natural en el medio ambiente, específicamente en el agua y tierras subterráneas y es más abundante en algunas partes del mundo (Argentina, Chile, China, México, Estados Unidos y la India). Por lo tanto, el arroz puede absorber estas cantidades de arsénico mientras se cultiva.

Para evitar este riesgo de salud pública, existe un límite internacional sobre la presencia de plomo y arsénico en los alimentos. Sin embargo, ésta es una prueba de cómo los fabricantes de productos para bebés se saltan ésta normativa.

Las papillas para bebés comerciales con plomo

Pero este no es el único estudio que ha descubierto la presencia de estos productos tóxicos. Una investigación que respalda Clean Label fue la de “Environmental  Defense Fund”, que es una ONG de carácter ambiental.

alimentos para bebés
Foto: Pixabay

La investigación se basó en 2,164 muestras de productos que son alimentos para bebés. Y el resultado fue ¡aterrador!

Según los investigadores, el 86 por ciento de las batatas estudiadas contenían plomo; asimismo, el 89% del jugo de uva en envase y el 47% de las galletas para dentición tenían cantidades considerables de plomo.

Según los expertos, estás sustancias químicas, pueden afectar las habilidades motoras y desarrollo cognitivo de los niños. Ya que los altos niveles de arsénico en su cuerpo puede alterar el proceso de crecimiento, aunado las enfermedades que se mencionaron anteriormente.

Para reducir los riesgos de salud causados por el arsénico y otras sustancias tóxicas:
  • Amamantar a los niños, en lugar de empezar a darle comida procesada. Los bebés que se alimentan exclusivamente de leche materna durante sus primeros meses de vida tienden a ser más saludables que aquellos que toman formula.
  • Evita los alimentos procesados. Trata de ingerir los alimentos en su estado más natural posible.
  • Tener filtro de agua. Esto limita la cantidad de arsénico en el agua que consumimos.

Es importante mantenerse informada, y más sobre éste tipo de temas que afectan directamente a la salud. Además, al igual que estás ONG tú también puedes aportar tu granito de arena para disminuir los riesgos en la salud pública, ¿cómo? Con tan sólo compartir ésta información podrás ayudar a miles de personas en el control y prevención en sus hábitos alimenticios y la de los bebés.

Fuentes: Clean Label, Environmental  Defense Fund, News Medical