Cuales aceites son buenos o malos para cocinar y comer saludable

Aceites buenos y malos para cocinar y comer saludable

Probablemente les pasa que se pregunten, qué aceite utilizar para determinado platillo o si se pierden propiedades al calentar el aceite de oliva, o que cantidad debemos agregar a las ensaladas; sin llegar a responder estas preguntas es común que al final nos dejamos llevar por nuestro instinto o por nuestros hábitos para utilizar los aceites.

Sin embargo, lo que necesitamos saber en cuanto a las grasas, es sencillo; las grasas saludables son las grasas monoinsaturadas, poliinsaturadas y las grasas saturadas naturales. Por muchos años se mantuvo que las grasas saturadas de origen animal o vegetal (grasa de carne roja, tocino, mantequilla, aceite de coco) eran dañinas para el cuerpo, pero ésta tendencia está siendo debatida actualmente por muchos especialistas y hay diversos estudios que demuestran que el consumo moderado de grasas saturadas no tiene o tiene muy poca incidencia en las enfermedades del corazón.

Ahora bien, cuando nos referimos a las grasas no saludables, nos referimos a las grasas saturadas modificadas y a las grasas trans. Las grasas trans (grasas artificiales hechas por el hombre) se crean cuando un aceite líquido se convierte en un aceite sólido mediante un proceso llamado “hidrogenación”. Un ejemplo de una grasa trans es la margarina, pero igualmente podemos encontrar muchos alimentos fabricados con ésta grasa, como lo son las tortillas de harina, galletas, dulces, entre otros.

 

Las grasas trans son muy dañinas para el organismo, ya que son extremadamente difíciles de eliminar una vez consumidas, y aumentan el colesterol malo en el cuerpo. Es importante leer las etiquetas de los alimentos procesados que consumes y mantenerte alejada de aquellos que contienen cualquier cantidad de grasa trans.

Volviendo a los aceites, identifiquemos algunos aceites saludables y los no tan saludables que solemos consumir:

LOS BUENOS
Aceite de Oliva

El aceite de oliva es una de las principales fuentes de grasa de la dieta mediterránea. Es una grasa monoinsaturada con una merecida reputación por ser extremadamente saludable para el corazón. Y ya es bien conocido que una mayor adherencia a la dieta mediterránea tradicional (incluyendo un montón de grasas monoinsaturadas) se asocia con una reducción significativa en la mortalidad. Pero todo el aceite de oliva no se crea igual. El aceite de oliva extra virgen sin refinar es el mejor. Debido a que se presiona a niveles muy bajos de calor, se conservan los preciados polifenoles saludables. ¡Así que no hay que arruinarlo calentándolo a altas temperaturas!

Aceite de Almendras

Es un buen aceite con un alto nivel de grasa monoinsaturada y un punto de humo de 221 °C / 430 ° F. El aceite de almendras considerado como “gourmet” o “Francés” es prensado en frío, lo que significa que no se utiliza calor para extraer el aceite de las nueces. Los aceites de almendras tanto refinados como prensados en frío son adecuados para cocinar a temperatura media, debido a que tienen un punto de humo similar al del aceite de oliva. Al igual que el de Oliva no es recomendable freír comidas con ellos, solo para saltear o aderezar una ensalada.

Aceite de Ajonjolí

Usado extensamente en Asia, el aceite de ajonjolí contiene también algo de grasa monoinsaturada. Su principal beneficio proviene de sus antioxidantes que son únicos porque no se destruyen con el calor.

Aceite de coco

El aceite de coco es un súper-alimento. El 50% de la grasa del aceite de coco es grasa saturada, este es un buen ejemplo de una grasa saturada que fue demonizada erróneamente, pues resulta que ésta grasa saturada contiene un par de poderosos ácidos grasos antimicrobal – ácido láurico y ácido caprílico – y produce cetonas, una maravillosa fuente de energía para el cerebro. También se sostiene muy bien con el calor alto y da un gusto agradable a los alimentos. Pero, recientemente un estudio sugiere consumir con moderación por un posible riesgo de enfermedad cardíaca.

Mantequilla

La mantequilla proveniente de vacas alimentadas con hierba es una grasa saturada maravillosa. El sabor para muchos no se puede superar, se resiste al calor y nuevas investigaciones indican que los productos lácteos de grasa total, como la mantequilla tienen propiedades de salud significativas y puede incluso ayudar a combatir la obesidad.  Su primo, el ghee, es también mantequilla clarificada (es decir, con los sólidos de la leche eliminados) y se utiliza en toda la India y en la medicina Ayurvédica (Ayurveda es el nombre de la medicina tradicional de la India).

Aceite de Palma

El aceite de palma no hidrogenado, (que no es mismo aceite de la semilla de palma industrial), es otra grasa saturada a base de plantas que ha sido injustamente puesta en el bando de los malos. Este aceite es alto en un tipo particular de vitamina E llamado tocotrienoles, que han demostrado tener un efecto protector sobre el cerebro. Particularmente es recomendado fuertemente el aceite de palma de Malasia – debido a las políticas pro-medioambientales del gobierno de Malasia, este aceite se produce usando prácticas sostenibles.

LOS MALOS

Aceite de canola

Todos los aceites de canola (muy escaso encontrar orgánicos) son transgénicos o genéticamente modificados GM, éste aceite contiene grasa trans. A pesar de que es un aceite altamente procesado, se ha ganado una reputación (inmerecida) como un alimento saludable, personalmente siempre dudé de este aceite.

Aceite de soya

Este aceite es casi siempre refinado (grasa trans), el 91% de la soya que se produce en los Estados Unidos es genéticamente modificada GM y – así sea etiquetado como “orgánico” toda la soya sin fermentar esta lejos de ser buena para la salud. La soya sin fermentar contiene un alto numero de componentes que pueden dañar tu salud, como los : Goitrógenos, Isoflavones, Ácido fítico, Hemaglutina y otras toxinas naturales conocidas como “anti-nutrientes”. Los nutricionistas recomiendan evitar el aceite de soya.

Evitar las grasas trans obviamente es lo primordial; pero ten en cuenta que un consumo alto de cualquier grasa hace que se aumente de peso ya que todas las grasas contienen 9 calorías por gramo; lo que es más del doble de la cantidad que se encuentra en los carbohidratos y las proteínas.

Comer saludable y balanceado debe ser la prioridad antes de un alto consumo de grasas.

 

Fuente: Clean Eating Mag – Jonny Bowden PhD CNS, Dr. Mercola y Huffingtonpost

Cargando...