Concentración y afectividad en tu hijo podrían ser un indicio del trastorno de bipolaridad

Identifican dos patrones de síntomas iniciales que ayudarían a predecir el desarrollo del trastorno de bipolaridad en jóvenes

¿Te has subido en un sube y baja en un parque? Si ese es un recuerdo de tu infancia, entonces sabes lo difícil que puede ser mantenerse en equilibrio. Parece que solo pueden estar en un extremo o en el otro. Porque mantenerse en el punto medio es extremadamente difícil. Así es el trastorno de bipolaridad.

Para quienes sufren del trastorno bipolaridad, la vida es un balancín, un día arriba, donde el cielo casi se puede tocar con los dedos, y otro abajo, donde la tierra se mira de una forma peligrosa, tan peligrosa que dan ganas de estar debajo de ella para siempre.

“se suele caracterizar por la alternancia de episodios maníacos y depresivos separados por períodos de estado de ánimo normal”

La bipolaridad es un trastorno del humor, también conocido como “trastorno maniaco-depresivo”. Afecta a alrededor de 60 millones de personas en todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud y “se suele caracterizar por la alternancia de episodios maníacos y depresivos separados por períodos de estado de ánimo normal”.

 

Curiosamente, frente a la exigencia social de continuidad y permanencia, el número de personas diagnosticadas como bipolares no ha dejado de crecer en los últimos años. La psiquiatría convencional considera la bipolaridad como un trastorno afectivo que se identifica por presentar reiterados cambios de humor que van desde la extrema tristeza y desesperanza a la exaltación o euforia.

A menudo, la bipolaridad es difícil de diagnosticar ya que se puede confundir con la depresión.

trastorno de bipolaridad
Foto: Pixabay

No obstante, un análisis realizado por especialistas de la salud mental, el cual fue publicado en Harvard Review of Psychiatry, concluyó que existen dos patrones de síntomas prodrómicos que podrían predecir el riesgo de padecer esta enfermedad, especialmente en personas jóvenes.

Los síntomas de un trastorno bipolar pueden variar ampliamente de persona a persona.

Para llevar a cabo este trabajo, los especialistas recopilaron y analizaron 39 estudios realizados anteriormente. En los cuales detallaron síntomas y factores de riesgo de bipolaridad (especialmente los datos que había antes de haber sido diagnosticada la bipolaridad).

Según los resultados obtenidos a través de la revisión de los estudios previos, existen 2 patrones de síntomas que podrían pronosticar la aparición de la bipolaridad en jóvenes. Esta el patrón homotípico, que se relaciona con el estado de ánimo y la afectividad, pero que en los criterios de diagnósticos no son tan considerados. La persona puede sentirse de repente muy alegre y al rato sentir una tristeza muy grande.

Los hallazgos de esta etapa del análisis concluyeron que los síntomas homotípicos tienen “baja sensibilidad”. Conforme a esto, los autores expresaron que la mayoría de los jóvenes con estos síntomas de estado de ánimo no padecerán en el futuro esta enfermedad. No obstante, este patrón también tiene “especificidad de moderada a alta”, en pacientes que desarrollan bipolaridad.

Por otro lado, existe el patrón de síntomas heterotípico. Este consiste en que la persona tiene dificultad para concentrarse o razonar, tienen problemas de comportamientos (agresivos, muy extrovertidos, problematicos, negativos…) además, también sienten ansiedad. En este caso, resultó que este patrón tiene baja sensibilidad y especificidad. Es decir, pocos pacientes con tales síntomas desarrollan bipolaridad, mientras que muchos jóvenes que nunca presentaron estos síntomas heterotípicos desarrollan la enfermedad.

Una gama de síntomas que pueden predecir la enfermedad

Asimismo, los autores indicaron que las causas de esta enfermedad también están relacionadas al consumo de droga psicoadictivas, un golpe en el cráneo, insomnio o eventos importantes, como un parto prematuro, divorcio, muerte de un ser querido, abuso sexual o físico… Sin embargo, la mayor parte de estos factores tienen un nivel bajo de sensibilidad y especificidad.

“Hubo evidencia de una amplia gama de síntomas, cambios de comportamiento y exposiciones con asociaciones estadísticamente significativas con diagnósticos posteriores de bipolaridad» argumentaron los autores.

Todo parece señalar que la identificación temprana de estos dos patrones posiblemente pueden ayudar a predecir el desarrollo de la enfermedad. Estos síntomas muchas veces pasan desapercibidos y más en los jóvenes, pues este comportamiento de cambios de humor muchas veces se atribuyen a la adolescencia.

Difundir información pertinente y correcta puede ayudar a muchos

Lo normal es tener días buenos y días en los que quizá nos pasen situaciones que nos pongan de mal humor o tristes, sin embargo, una persona sana tiene la capacidad de equilibrar a corto plazo su estado de ánimo, además, de tener más días emocionalmente sanos.

Pero una persona que constantemente este triste, al rato normal, y más tarde brava, mentalmente podría no estar del todo bien. Pero lo curioso es que esa persona en la mayoría de los casos no se da cuenta de su condición; y las personas a su alrededor podrían aceptar esa condición como normal, pero que en muchos casos puede llegar a ser peligrosa. Por ello es importante saber de este tema porque a lo mejor tú conozcas a alguien que esté presentando este tipo de comportamientos, y puedas ayudar (un tratamiento temprano marca la diferencia, aluden los especialistas), ahí también radica la importancia de compartir la información pertinente con tus amigos, familiares y conocidos.

Referencia News Medical