Qué causa la tan difícil de eliminar “barriga de mamá” y como combatirla

Se han preguntado por qué después del embarazo por más que usen faja y tengan una alimentación balanceada no se logra desaparecer esa “pancita o barriga” muy precedida al “marsupio” o mejor conocida “la bolsa” que tienen los canguros en el abdomen y sirve para resguardan a sus crías.

Bien, es cierto que el cuerpo de una mujer cambia totalmente cuando está embarazada y al dar a luz, como por ejemplo: el cambio hormonal, aumento de peso o al contrario, estrías, en fin son marcas de amor que toda mujer debería estar orgullosa, porque son reflejos de que fuiste fuente de vida.

No obstante, muchas de las mujeres después de dar a luz y pasada la recuperación postparto, quedan con una “barriguita de mamá” que, aunque piensen que solo puede afectar la estética, esta también causa daño en la salud.

 

Diástasis abdominal

Esta condición médica se denomina: diástasis de rectos abdominales. Es una alteración muscular que se desarrolla normalmente en las embarazadas. Básicamente, se trata de una protuberancia que no desaparece ni con las prácticas de ejercicios ni con dieta ya que se debe a una separación de los músculos abdominales.

Ahora bien, aunque es difícil reducir considerablemente esta “pancita” lo bueno es que hay ejercicios especiales para esto; y que te explicaremos más adelante. No son los típicos abdominales que endurecen el área abdominal, sino unos ejercicios llamados hipopresivos, que consisten en hacer algunos movimientos abdominales junto con la respiración y que ayudarían a vigorizar los músculos profundos.

¿Qué causa la barriga de mamá – diastasis abdominal?

En la musculatura del abdomen, se encuentra un músculo superficial llamado “el recto abdominal”, mejor conocido como los famosos “cuadritos”, este resulta muy estético y es muy pronunciado en deportistas, fisicoculturistas, competidores fitness, o para quienes la vida ha sido muy noble, se les nota sin hacer mucho ejercicio (qué suerte).

Además, este es un musculo muy importante ya que ayuda de soporte y protección a la espalda, algo así como un “corsé”.

Durante el embarazo, el aumento del volumen uterino y la presión abdominal hacen que estos músculos se separen, la modificación de la pelvis también puede incidir en el desarrollo de la diástasis.

Por otro lado, el cambio hormonal en muchas ocasiones también debilita el recto abdominal ocasionando que los músculos no puedan regresar a su posición natural.

Por lo general, los músculos quedan estirados, debilitados y con una separación de hasta 5 centímetros.

diastasis abdominal
Foto: i24mujer

Un estudio realizado en el servicio de salud pública británica revela que, lo normal es que los músculos regresen a su posición natural a las 8 semanas de la recuperación postparto. No obstante, una investigación noruega refuta el estudio británico, asegura que aproximadamente un tercio de las mujeres después del parto pueden presentar diástasis abdominal un año después de parir.

Más que un problema estético

Además de la alteración estética del abdomen, este padecimiento puede provocar síntomas como dolor de espalda, debilidad abdominal y muchas veces coexiste con una hernia umbilical.

Por eso es fundamental, trabajar en la recuperación y vitalidad de los músculos abdominales para reducir esta protuberancia, que puede causar mucho malestar en el cuerpo.

Cómo saber si el “recto abdominal” está separado

Normalmente estos músculos deben estar uno al lado del otro, sin mucha separación.

El servicio de salud pública británica recomienda unos pasos sencillos para saber si los músculos están en su lugar o padeces de diástasis abdominal:

1- La persona debe acostarse boca arriba, con las piernas flexionadas y la planta de los pies apoyadas en el piso.

2- Luego, debe levantar ligeramente los hombros y la cabeza, mirando hacia arriba.

3- Con las puntas de los dedos hacer movimientos hacia arriba y hacia abajo en el área donde está el ombligo. Observar cuántos dedos camben en la abertura abdominal.

Luego de haber tenido un bebe lo normal es que en esa abertura quepan dos dedos. Sin embargo, de ser más grande puedes realizar ejercicios especiales e ir reduciendo esta área, lo aconsejable es hacer los pasos nombrados anteriormente para medir el progreso que has tenido.

Te puede interesar, Quemar grasa del abdomen rápidamente, es posible?

¿Qué hacer para reducir ese hueco abdominal?

diastasis abdominal
Foto: Medical Track

Lo ideal es acudir a un médico que evalué el problema y te proponga un plan de entrenamiento especializado de gimnasia hipopresiva. No obstante, también puedes poner en práctica los siguientes ejercicios, recomendados por el servicio de Fisioterapia de Gales, los cuales te ayudarán a reducir e impedir que aumente la separación abdominal.

  1. Acostarse boca arriba en el suelo, con la espalda recta y neutral, las piernas deben estar flexionadas y los pies apoyados en el piso.
  2. Posteriormente, coloca tus manos en los huesos de la pelvis, luego muévalas 2 cm hacia el centro, y otros 2 cm hacia abajo.
  3. Ahora, vas a trabajar con la respiración, inhala, exhala. Al exhalar procura hacerlo con profundidad, como si quisiera tocar la columna con tu ombligo. Notarás como los músculos se tensan. Es importante mantener la columna inmóvil.
  4. Mantén la barriga contraída unos 3 a 5 segundos, mientras respiras normalmente. Luego relájate. Práctica hasta lograr mantenerte en esa posición más tiempo.
  5. Lo recomendables es repetir este ejercicios 10 veces, por lo menos una vez al día

Puedes mirar el vídeo de gimnasia abdominal hipopresiva, también conocida como gimnasia postparto, es una técnica muy eficaz para trabajar los músculos abdominales y hacer que estos se aproximen lo más que puedan.  Eso sí, la constancia y disciplina son las principales claves para lograr reducir este padecimiento.

Referencia, BBCMundo