Los errores durante la recuperación postparto que podrías estar haciendo

La excitación del parto ha pasado. Acabas de dar a luz y en la maternidad ya te han dado explicaciones y dado varios consejos para esos primeros días de recuperación postparto.

Pero es el momento de llegar a casa… ¡pon fin solos con el bebé! ¿Por fin solos?  ¡¿Con el bebé?! Criar a un hijo, especialmente si es el primero, es todo un reto y la experiencia, aunque maravillosa, también asusta. Y por eso, algunas veces, por tener completamente la atención en el bebé, por el miedo a fallar en algo, el cuidado que debe tener una mamá después del parto se descuida, algo sumamente negativo para la salud mental o psicología de la madre, y que de alguna u otra manera afectará al recién nacido. Recuerda que madre e hijo están conectados, y si algo anda mal en ella, él lo percibirá.

El cuerpo se transforma durante el embarazo, y la experiencia se vive con ilusión, miedo e incertidumbre… Muchas madres se informan, consultan o preguntan sobre lo que están viviendo durante el embarazo. En cambio, llega el bebé y es bastante común que la mamá se olvide de sí misma.  Además, cuando encuentra tiempo a veces lo invierte en actividades dañinas para su cuerpo que consiguen efectos contraproducentes. 

 

Cada mujer necesita un tiempo diferente para la recuperación postparto, por lo que no es bueno forzar al organismo. Por eso, es importante que sepas lo que no debes hacer durante tu etapa de recuperación.

Descubre lo que NO debes hacer durante tu recuperación postparto
No prestar atención al estado de ánimo y del cuerpo

Después del parto vienen los cambios físicos y emocionales que durarán algunas semanas después del nacimiento del bebé. Físicamente, la recuperación dependerá del tipo de nacimiento; prestar atención a la salud y no tener inhibición de pedir ayuda.

El cansancio abrumador, el sueño alterado; despertar muy temprano, ansiedad persistente, falta de concentración son síntomas de que no estás prestando atención a tu estado emocional, en cambio, optas por ir acumulando toda esa tensión; algo sumamente negativo, porque esto podría conllevar a una depresión postparto. Lo ideal, es delegar tareas, que deseches la idea que solo tú debes hacer “todo” y, además te comuniques, eso te ayudará a drenar. Sí, la maternidad, aunque muy hermosa, al principio no es totalmente color rosa, también habrá momentos en los que quieras llorar, tener tu espacio, sentirte apoyada, y cuando lo quieras expresar ¡hazlo! no hagas caso omiso a tus emociones. Eres madre, no un caparazón de hierro.

Ponerse a dieta

Muchas madres al nacer sus hijos quieren empezar inmediatamente un régimen alimenticio para recuperar el aspecto físico que tenían antes del parto. Sin embargo, esto no es nada bueno, ya que el cuerpo tras el embarazo debe cumplir un ciclo de recuperación. Además, es importante consumir alimentos sanos e indispensables para la lactancia materna. Lo ideal es una alimentación balanceada y saludable, alimentos ricos en vitaminas, minerales. Nada de dietas estrictas durante la recuperación postparto, o por el tiempo que indique tu médico; debes hacer a un lado esa idea estricta de esforzar tu cuerpo.

No cuidar las cicatrices que ha dejado en parto

Un error frecuente en las mujeres, es que al centrase completamente en el cuidado del bebé y del hogar, descuidan los cuidados esenciales que deben tener las cicatrices, bien sea que haya sido cesárea o los puntos de la episiotomía. Las cicatrices, remueven el tejido normal de la piel, y aunque se ven en la superficie, estas alcanzan planos profundos.

Al no ser bien curadas estas marcas de amor, pueden provocar grandes y dolorosos malestares, como infecciones o se pueden abrir los puntos.

Es importante evitar también, la aplicación de antisépticos en esta área como yodo, además de frotarse y tener siempre cubierta la herida. Es fundamental que el médico también supervise cómo se encuentra la cicatriz.

Tener relaciones sexuales en la cuarentena

Uno de los errores a evitar en el postparto es retomar las relaciones sexuales con la pareja aceleradamente. Es preciso respetar los 40 días después de parto. Pese a que hay algunas mujeres se recuperan más rápido que otras, los médicos recomiendan que las relaciones íntimas se retomen cuando la herida este completamente curada. De lo contrario, el proceso de recuperación sería alargado por las consecuencias que esto conlleva. Recuerda que, aunque a veces la herida se vea bien por fuera, esta también esta internamente y dura mucho más para sanar.

También suele suceder, que muchas mujeres se confían y piensan que en el periodo de recuperación postparto no pueden quedar embarazada, y resulta que sí.

Ejercicios en los primeros días de postparto

Otro fallo a evitar y es común en las nuevas madres, es retomar el ejercicio físico durante los días de recuperación postparto. Esto es contraproducente para la salud, ya que durante el embarazo se produce un aumento de peso que afecta la musculatura del suelo pélvico. Aunque quieras ponerte en forma, si te adelantes al tiempo necesario, lo más probable es que tengas complicaciones postparto, como la incontinencia. Lo ideal es comenzar de forma gradual con ejercicios de Gimnasia Postparto, nunca al mismo ritmo que hacías antes de quedar embarazada o durante el embarazo.

La llegada de un bebé trastoca la rutina del hogar, multiplica el amor pero además el trabajo. A ello se le suma el cansancio físico del parto, la falta de sueño o el estrés que produce adaptarse a los cambios, aunado de los cambios hormonales. ¿Cómo aliviarlo? Pidiendo ayuda sin sentir culpa, implicando profundamente al padre y solicitando comprensión a familiares y amigos. Es una etapa hermosa y totalmente nueva, con sus altos y bajos, lo importante es que te concentres en ti y en tu bebé sin olvidar exigirte sacar tiempo para ti misma y aprender a delegar funciones en el hogar.

 Referencias: OKDiario, Todo Papas, MediPlus