Fortalece rápidamente tu autoestima baja, es mas fácil de lo que piensas

Para fortalecer una autoestima baja, primero necesitamos ser totalmente sinceros con nosotros mismos.

A veces caemos en un autoengaño de creer que todo anda bien y que todo marcha sobre ruedas cuando la verdad es que todo no es así.

La mayoría de las personas tienen autoestima baja porque constantemente se comparan con los demás, aquí el problema es doble. Por un lado la gente tiende a compararse con los “mejores” y esa diferencia donde aparentemente salen derrotados es lo que mina su autoestima. Además, muchas personas intentan aparentar más de lo que es y más de lo que tiene, lo que puede dar la impresión que todo el mundo está mejor que tú cuando la realidad en ocasiones están internamente peor que tú.

 

No a la utopía de la perfección

No es sano, ni positivo compararse con cosas superficiales en la vida o con la sociedad donde hay élites donde reina la vanidad, donde te hacen creer que, si no tienes ciertas cosas materiales, amigos populares o un cuerpo perfecto, no eres nadie. No te dejes guiar por la utopía de la perfección.

Al no poder alcanzar ese nivel de perfección que aparentan tener o ser los demás, las personas suelen caer en auto-desprecio, te sientes incapaz de ser alguien que la sociedad quiere que sea. Al grado tal que mucha gente puede caer enferma, tanto trastornos psicológicos, de conducta o alimenticios (anorexia, bulimia, obesidad).

En las relaciones amorosas también es muy importante tener presente la buena autoestima. Desde luego que tener un amor es un punto importante que contribuye en tú felicidad. Pero la relación en pareja no se debe entender como un pilar para tener autoestima.

Dado que la autoestima es una cosa y la pareja es otra, mantenerse atentos a cómo fluye la relación en tu autoestima, es vital.

Amor propio es primero

Por supuesto que hay parejas felices. Pero revisando tu propio historial o el de tus amigos, encontraras que hay un gran número de relaciones que empezaron muy bien y de manera repentina terminan muy mal. Y en ocasiones dices “esa relación se veía tan bien”. En ocasiones la pareja no es buen aliado para fortalecer la autoestima, si no hay una buena autoestima, si no hay amor propio, la relación que tienes contigo mismo termina siempre reflejándose en la relación con los demás. Si no puedes amarte, no podrás brindar amor a los demás.

No hace falta llegar a las descalificaciones, menosprecios o rechazos para saber que tu pareja está influyendo negativamente en tu autoestima. Si tu pareja piensa que tus sueños o metas son una tontería, si no confía en tus capacidades o si solo recibes de su parte un refuerzo negativo acerca de tu personalidad, ten cuidado porque puedes acabar con tu autoestima por el suelo.

Te puede interesar, 6 maneras de conseguir estar motivado cuando te sientes sin ánimos7 malos hábitos que están dañando tu vida

Tipos de autoestima

Autoestima inflada

Las personas con este tipo de autoestima, son incapaz de escuchar a los demás; muchos menos reconocer y aceptar un error. Se creen mejor que el resto. Cuando las cosas se complican en seguida culpan a los demás. Este tipo de actitud genera conductas negativas pues no son capaces de hacer autocriticas y corregir errores.

Muchas veces, este tipo de comportamiento es para tapar la gran inseguridad que tienen en su interior.

Autoestima alta

Las circunstancias externas y los acontecimientos de la vida tienen poca influencia sobre esta autoestima. Las personas con este tipo de autoestima se desenvuelven de manera abierta, ya que no están en un afán de defender su imagen, se defiende por sí sola. Además la persona es capaz de defender sus opiniones sin desestabilizarse y ofender a otros.

Valoran cada una de sus cualidades, y la de los demás. Están en constante crecimiento espiritual y profesional. Les gusta ver a los demás superarse y ayudarlos en lo que pueda.

Autoestima baja

En esta las personas experimentan sentimientos de inferioridad y de incapacidad personal, dudas, inseguridades, también culpa por miedo de vivir en plenitud. Existe la sensación de que nada alcanza y es poco común que haya aprovechamiento de los estudios o del trabajo. Puede ir acompañado de inmadurez afectiva.

Recuperar el poder interno

Para sentirte y vivir en plenitud debes tener la soberanía sobre tu mundo interior y esto también se refiere a tu autoestima. De no ser así, sólo podrás experimentar momentos temporales de plenitud. Además, para alcanzar la plenitud no sólo has de tener control de tu mundo interior sino revisar también que en tu personalidad no haya ninguna grieta o puerta abierta a la debilidad. Porque si por un lado te fortaleces y por otro de debilitas, no alcanzaras nunca ese estado de equilibrio interior.

Si por un lado llenas un cubo con agua pero tiene agujeros o grietas, por mucha agua que le eches al cubo, éste seguirá vaciándose. De la misma forma tu puede suceder.

Nuestro consejo es que te alejes de esas influencias que te apagan, aquellas que disminuyen tu capacidad de amarte, brillar, sentirte libre y estar en paz. Estas influencias pueden ser un amigo, una pareja, apego a cosas materiales, miedo, inseguridad… Rodéate de gente que sume no que reste en tu vida.

Recuperar el poder interior implica reconocer lo siguiente:

  • Que tienes un potencial en ti por descubrir y desarrollar.
  • Que necesitas tener un mayor dominio en tu mundo interior y de tus recursos y facultades, como la mente, el intelecto, los rasgos, condicionamientos y hábitos de tu personalidad.
  • Que hay creencias e influencias que te bloquean y debes cambiar.
  • Que eres responsable de cómo estás. Nadie puede hacerte sentir inferior si tú no lo permites.

 

Deja de ser la víctima de tu vida y asume plenamente tu responsabilidad. Ésta es la base inicial para recuperar tu autoestima y poder interno.

“La máxima victoria es la que se gana sobre uno mismo” Buda.

Referencia, La mente es Maravillosa