Kendrick Lamar gana premio de literatura

Un rapero de talla Pulitzer

El rapero estadounidense Kendrick Lamar es la representación misma que las letras no ven razas y premian aquellos que las utilizan para expresarse con amor y verdad.

Lamar era solo un chico que destacaba en su escuela por sus apasionados poemas y sus impresionantes calificaciones en literatura e historia cuando este encontró su pasión por la música y el hip hop. Nacido en el muy famoso Compton de Los Ángeles, California; comenzó su camino en el mundo del hip hop y rap cuando lanzó su primer álbum “Section.80”, en 2011 Kendrick ganó mayor popularidad, especialmente en internet, y fue escuchado por Dr. Dre. Dre lo fichó para su sello Aftermath. Su nuevo productor Dr Dre planeo hacer del joven rapero lo que hizo con grandes nombres en la industria de la música urbana estadounidense como Snoop dogg, Eminem, 50 cent y The Game.

 
Innovando el Hip Hop

Este rapero es conocido por su amplio y extenso vocabulario, así lo ha demostrado en su último álbum musical “DAMN” que ha sido reconocido mundialmente y galardonado por su innovación en el rap. Kendrick Lamar cuenta con siete premios Grammy en conjunto con sus previos trabajos discográficos: “Good Kid, M.A.A.D. City”, “To Pimp a Butterfly”.

“DAMN. es una colección virtuosa de canciones unificadas por su autenticidad vernácula y dinamismo rítmico que ofrece anécdotas que tratan la complejidad de la vida afroamericana moderna”.

Sus letras han causado tanto revuelo que hasta los premios Pulitzer lo han reconocido por su pasión plasmada en letras acompañada de ritmos musicales que captura la atención de los jóvenes, fanáticos o no del género musical en que se desarrolla. Con este reconocimiento, Kendrick Lamar es el primer artista musical no adscrito a la clásica o al jazz en ganar un Pulitzer en la categoría musical, que fue añadida en 1943. Se lo han otorgado gracias a las 14 canciones que componen su último trabajo musical, DAMN., publicado el 14 de abril del pasado año.

“DAMN. es una colección virtuosa de canciones unificadas por su autenticidad vernácula y dinamismo rítmico que ofrece anécdotas que tratan la complejidad de la vida afroamericana moderna”. Con este comunicado anunciaban los responsables del Pulitzer este histórico galardón a Lamar, y con esta decisión, el premio más que elusivo, solo tres músicos no clásicos lo han ganado, siendo el legendario Bob Dylan uno de los galardonados, y aunque este es visto como ganador del premio solo se llevó una mención en 2008.

Ejemplo a seguir

Con colaboraciones de Rihanna o U2, el álbum ha colocado al californiano no solo al frente de una nueva realidad en la escena del hip hop, sino que ya es una estrella del pop; ha sido reconocido en grandes musicales comerciales, siendo el más resaltante el popular y fotogénico Coachella. Fue el encargado de coordinar la banda sonora del éxito cinematográfico Black Panther y ha llegado a actuar en el descanso de la final del campeonato universitario de fútbol americano.

De todos los grandes raperos que han roto los límites del género para terminar abrazados por el gran público y recogiendo premios, Lamar es el más raro, pues ha logrado eso sin tener que licuar o aclarar en lo más mínimo ni su discurso ni su sonido.

Es de gran ejemplo este artista demostrando que el amor por el arte no reconoce ni discrimina la proveniencia; lo que importa es la pasión y el honesto trabajo duro de alguien que con alegría hace lo que ama.