La influencia de la música en el desarrollo intelectual de los niños

Aprovechemos el poder de la música para el desarrollo cognitivo de los niños

 El cerebro humano constituye el órgano más importante y de mayor complejidad del sistema nervioso, es un órgano que durante la infancia sufre cambios madurativos y que es altamente sensible a estímulos externos. Anatómicamente se divide en dos hemisferios (derecho e izquierdo), cada uno con características funcionales diferentes y especiales, compuesto por lóbulos y cubierto por una estructura llamada “corteza cerebral” en la cual se encuentran las áreas del desarrollo humano.

Como bien lo exponen las teorías del desarrollo cognitivo de Piaget, los primeros 3 años de un niño representan un período fundamental para el futuro de todo individuo. Pues es en ese periodo en el cual se establecen las bases de aprendizaje.

Por otro lado, la música posee valores universales, que impactan a todas las personas que la escuchen; ésta se define por el ritmo, la armonía, la melodía y el tono. Gracias a una serie de estudios realizados a lo largo de los últimos años y de los que hablaremos más adelante, se determina que la música sirve como vehículo extraordinariamente eficaz para favorecer el desarrollo intelectual de un individuo, es decir, para proporcionar estructuras funcionales en sistemas cada vez más complejos del cerebro.

 

Para poder observar qué áreas del cerebro se activan cuando el individuo escucha música, la mayoría de estos estudios utilizan las técnicas de exploración por imagen, como la resonancia magnética, que han dado a los neurocientíficos una visión clara del funcionamiento del cerebro.

Cuanto antes se exponga la música al niño, más beneficios aportará.

Estimular al bebé con música ofrece importantes beneficios, sobre todo en relación con el desarrollo cognitivo. Pero los investigadores han ido más allá, incluso hablan de los efectos positivos de esa estimulación musical durante el embarazo.

El oído es el primer sentido que desarrollan los bebés, y el primero que se puede estimular desde antes de nacer. Por ello, el feto es capaz de percibir los sonidos a partir del cuarto mes de gestación.

A mediados del siglo XX, un médico otorrinolaringólogo francés Alfred Tomatis, elaboró un estudio donde comprobó que el feto es capaz de escuchar desde su cuarto mes de gestación, pero no sólo eso, sino que el desarrollo cognitivo se ve beneficiado considerablemente por la música, principalmente la de Mozart.

Tomatis expone como principio fundamental de éste estudio, que las frecuencias de la música de Mozart estimulan muy positivamente la corteza cerebral y propician el aprendizaje.

Para Tomatis era fundamental diferenciar las acciones de oír y escuchar:

Cuando el oír da paso a escuchar, la conciencia aumenta, la voluntad se activa, y todos los aspectos de nuestro ser se involucran al mismo tiempo. Tomatis

Oír es una acción pasiva que se ubica dentro del territorio de la sensación, mientras que escuchar es un proceso activo que se ubica dentro del territorio de la percepción. Los dos son totalmente diferentes. Oír es esencialmente pasivo; escuchar requiere adaptación voluntaria. Cuando el oír da paso a escuchar, la conciencia aumenta, la voluntad se activa, y todos los aspectos de nuestro ser se involucran al mismo tiempo. La concentración y la memoria, nuestra inmensa memoria, son testimonios de nuestra habilidad de escuchar». (Tomatis, 1987) 

musica-desarrollo de la inteligencia
Incorporar el aprendizaje de un instrumento musical servirá como vehículo para el desarrollo integral del niño. Foto: Pixabay

Prácticamente, todos los días la ciencia proporciona pruebas visibles del hecho de que la música influye en el desarrollo del cerebro humano.

Aprender a tocar un instrumento musical desde temprana edad para un desarrollo integral

El estudio realizado por la Universidad Normal de Pekín, el cual fue liderado por la Dra. Yunxin Wang del Laboratorio Estatal Key de Neurociencia Cognitiva y Aprendizaje. Los investigadores estudiaron el efecto de la música con una muestra de 48 personas adultas, con edades comprendidas entre 19 y 21 años. Todos ellos habían tenido una formación musical, iniciada en diferentes edades cada uno.

Después de estudiar los conectores relevantes a través de un escáner, comprobaron que el volumen de las regiones cerebrales relacionadas con la audición y la conciencia de sí mismos, eran de mayor tamaño en los que comenzaron a tomar clases de música antes de los 7 años de edad.

La práctica musical mejora la capacidad del sistema nervioso para integrar información de múltiples sentidos.

Otro estudio realizado por investigadores canadienses de la mano de Julie Roy, de la Universidad de Montreal, presentado en la Sociedad de Neurociencia en 2013, constató que la práctica musical mejora la capacidad del sistema nervioso para integrar información de múltiples sentidos.

Para medir cómo influye el entrenamiento musical en el proceso multisensorial, los investigadores indicaron 2 tareas que involucraban tanto el sentido del tacto como la audición, a un grupo de músicos y a otro que no eran músicos.

Los resultados mostraron que los músicos y no músicos tienen capacidad de respuesta parecida; pero los músicos están mejor condicionados para separar la información auditiva y táctil, argumentó Julie Roy. Es decir, aprender a tocar un instrumento musical permite a la persona tener los sentidos más desarrollados, pues trabajan en conjunto mientras se practica, y por ende tener más rapidez mental; por ejemplo (tocar el instrumento, leer las partituras, escuchar la concordancia de los demás instrumentos).

Por lo tanto, se puede decir que incorporar el aprendizaje de un instrumento musical en las actividades diarias de los niños les servirá como vehículo para el desarrollo integral.

Pero… ¡atención! Se debe tener cuidado con el tipo de música que los niños escuchan

Esto es muy importante, porque hay música dedicada al público adolescente o adulto y en las cuales la temática o patrones están muy alejados a las necesidades infantiles. Si bien muchas son populares, tienen unos mensajes muy grotescos y que denigran la dignidad de las personas.

Siempre hay que tener en cuenta que los niños son como las esponjas, ellos van asimilando la música sin ser plenamente conscientes de lo que escuchan.

La mejor música para potenciar el desarrollo cognitivo de los niños es: el jazz, música clásica, pop o blues. O también otros géneros siempre y cuando aporten mensajes positivos y adecuados, y ritmos agradables para los niños.

La música se puede aplicar como estrategia en la educación infantil, bien sea como método de concentración o relajación. Por ejemplo, cuando el niño este haciendo sus tareas se aconseja colocar música instrumental motivadora, lo que hará que se mantenga atento a lo que hace.

Beneficios que aporta la música y el aprendizaje de un instrumento musical en el desarrollo intelectual de los niños
  • Aceptación y adopción de rutinas, como asociar distintos tipos de música a determinadas actividades como la alimentación, la hora de la tarea, para ir a dormir, dibujar, entre otras; es decir, aprende a ser disciplinado.
  • Mejora la inteligencia emocional a través de distintos tipos de música el niño aprende a sentir, reconocer y manejar las emociones como la alegría y la tristeza.
  • Aumenta la capacidad de memoria, atención y concentración.

musica para el desarrollo de la inteligencia

  • Al combinarse con el baile, estimula los sentidos, el equilibrio y el desarrollo muscular.
  • El niño aprende a hablar más rápido, más si se estimula con música desde su gestación. Asimismo, aumenta sus posibilidades de aprender diferentes idiomas.
  • Desarrolla la creatividad e imaginación.
  • Fomenta su rendimiento académico, tienen mayor capacidad para analizar, razonar y, además, su inteligencia numérica aumenta a través del conteo de ritmos.
  • Mejora su capacidad de expresarse.

En conclusión, no queda duda que la música estimula el desarrollo integral de los niños, ya que abarca las áreas cognitiva, social, emocional, afectiva, motora y el lenguaje.

Es por esto que es recomendable su introducción como herramienta lúdica en el mundo del aprendizaje, tanto de la mano de los padres como los profesionales de la educación.

Referencias: News-medical, BBC, TedMa