¿Sabías que la leche materna contiene una sustancia que un recién nacido no puede digerir?

La leche materna revela importantes claves para la salud

El desarrollo de un recién nacido es un proceso apasionante y hermoso, pero además de esto, su crecimiento es muy rápido. Por general, una madre que ha tenido un embarazo sano y se ha alimentado de forma correcta, da a luz a un bebé con un peso entre 3 kilos y 3,5 kilos, y mide aproximadamente unos 45 cm.

No obstante, el aumento de peso y el incremento de altura en los bebés se dan de una manera considerable mes a mes, hasta de un centímetro por semana, por ello a veces los bebés se ven un poco gorditos un mes y al otro pueden parecer más esbeltos. Lo cierto es, que a veces las madres se preguntan ¿por qué crece tan rápido mi bebé?

La respuesta está en los innumerables beneficios de la leche materna. La leche materna es el alimento más valorado en los primeros meses de vida de un ser humano, pues su producción es minuciosa, perfecta y noble, el porqué de esta nobleza es que el cuerpo de la madre se descompone a él mismo con tal de aportar los nutrientes necesarios para el niño.

 

Para que la leche sea completa y beneficiosa para el bebé, el cuerpo de la madre tiene que derretir parte de la grasa de su cuerpo, más que todo de los glúteos y caderas.

Pero, ¿los beneficios de la leche materna solo llegan a nutrir al bebé?

La lactancia materna es un periodo de la vida en el que la madre ofrece al recién nacido un alimento con todo lo necesario para él. La leche de la madre contiene agua, proteínas, es abundante en grasa y azúcar.  Sin embargo, existe una materia en la leche materna que durante siglos ha intrigado a investigadores, ya que ésta es expulsada íntegramente por los bebés, es decir, no es digerida.

Ésta materia no digerible es una gran cantidad de azúcares complejos llamados oligosacáridos y que son extremadamente difíciles de detectar y analizar.

El Doctor Bruce German, profesor y químico de la Universidad de California, específicamente del Departamento de Ciencia y Tecnología Alimentaria, se encargó de llevar a cabo una investigación para descubrir cuál era la función de los “oligosacáridos” ya que efectivamente éstas moléculas no aportan beneficios nutricionales al bebé.

“Quedamos atónitos cuando descubrimos cuánto de lo que producen las madres lactantes es materia no digerible”, dijo el Dr. German. “¿Qué es? ¿Qué hace?”

El enigma, ¿cual es el propósito de esta sustancia?

Después de un minucioso estudio se descubrió que lo que alimentan estas moléculas son nada más y nada menos que a “bacterias”.

“La idea que nos inspiró fue que si estas moléculas no alimentaban al bebé, debían alimentar otra cosa” señaló German.

Estos oligosacáridos están presentes en la leche materna para alimentar a las bacterias bifidobacterium infantis (B. infantis) un probiótico que pertenece a la familia de los Bifidobacteria, y que es uno de los principales habitantes del tracto digestivo de los bebés recién nacidos.

  •  Los probióticos que es el conjunto de bacterias buenas presentes en el intestino que se encargan de proteger al bebé y al adulto de enfermedades intestinales. Así como fortalecer el colón y todo el aparato digestivo.

Después de años de investigación, el Dr. German pudo esclarecer que las madres lactantes producen oligosacáridos para ayudar a la B. infantis a proliferarse y dominar en el intestino del recién nacido, manteniendo así a los bebés sanos, ya que esta bacteria ayuda a eliminar a los bichos menos amigables evitando que puedan establecerse. La B. infantis ayuda a nutrir la integridad del revestimiento del intestino de los bebés, desempeñando un papel vital para protegerlos de la infección y la inflamación.

beneficios leche materna
Foto: Pixabay

No cabe duda, que el cuerpo humano está perfectamente creado, pues no queda ni un detalle por fuera, y esto se puede resaltar en el vínculo entre una madre y su bebé, pues literalmente ella no sólo ofrece al bebé una capa perfectamente protectora durante 9 meses sino que una vez nacido su bebé el organismo de la madre continua trabajando para seguir protegiéndolo a través de la leche materna. Por ello la importancia de la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses de vida. Es en esta etapa donde el bebé empezará a crear las autodefensas necesarias para su desarrollo. Y esto lo aporta en su mayoría la leche materna.

Recordemos que los bebés pasan de un ambiente totalmente condicionado y purificado a uno bien contaminado. Brindar el escudo protector es la tarea más noble y hermosa de la madre.

Esta investigación liderada por el Dr. Bruce German sin dudad fue un gran aporte a la ciencia, ya que abre muchas interrogantes sobre lo importante que son las bacterias para el crecimiento del ser humano, y cómo es su funcionamiento en nuestro organismo.

El Dr. German señala que hay una comunidad de microbios en el cuerpo humano, a estos se les llama “microbioma” (el termino hace referencia al número total de microorganismos y su material genético, que están presentes en los diferentes ecosistemas del cuerpo). Son millones y tan únicos como las huellas dactilares.

Está claro que todavía hay mucho por aprender. Pero no hay duda que la leche materna está proporcionando a los investigadores pistas intrigantes sobre como conseguir una salud duradera y una mejor nutrición en todo el mundo. ¡Bravo mamás!

Fuentes: BBC, Universisdad de California-UC Davis: Breast Milk Reveals Clues for Health

Cargando...