¿Te interesa conocer más sobre la leche de almendras?

Si eres de las tantas personas que aún no conocen la leche de almendras, acá te explico algunos datos de esta deliciosa bebida vegetal y perfecta sustituta de la leche de vaca para los veganos o simplemente para aquellas personas que, como yo, usamos leche a diario, pero no queremos ingerir grasa animal gratuitamente.

La leche de almendras es en realidad una bebida vegetal cremosa con sabor a nuez. En los últimos años se ha convertido en un alimento popular para aquellos que desean evitar la leche de vaca, y que al estar disponible en el mercado en una variedad de sabores y marcas la hace accesible para todos. Pero lo que más me gusta, es que también puedes prepararla fácilmente en casa, remojando, moliendo y exprimiendo almendras crudas.

 
Veamos que nos aporta la leche de almendras comercial y la natural:
Vitaminas que aporta la leche de almendras

La leche de almendras con sabor a vainilla que encontramos en el mercado te proporciona un porcentaje significativo de vitaminas A,E,D y otro porcentaje importante de vitamina B-12. Las vitaminas A y D son importantes para mantener un sistema inmune saludable, la vitamina E equilibra  naturalmente el colesterol y las hormonas y es esencial para mantener una piel radiante. La vitamina B-12 es un nutriente esencial para mantener sanas las neuronas y los glóbulos sanguíneos.

La leche de almendras casera por lo que no está fortificada te aportar una cantidad menos considerable de vitaminas, sin embargo, encontramos la presencia de las vitaminas D, B6 y la E, mientras que las vitaminas B1, B2 y B3 están presentes también, pero en menor nivel. Si bien esto varía mucho ya que depende del tipo de almendras que utilices, la cantidad de agua y el tipo de sabor que le agregas, pero al ser un alimento crudo el consumo de la leche de almendras al natural, hace bien a personas de todas las edades, y el consumo en personas de la tercera edad es recomendado.

nutrientes de la leche de almendras
PixaBay
Minerales que me aporta la leche de almendras

La leche de almendras natural contiene fósforo, potasio, zinc y calcio, aunque no ofrece tanto calcio como la leche de vaca, la leche de almendras ofrece el 30 por ciento de la cantidad diaria recomendada, también nos proporciona un poco de fibra de la almendra. Sin embargo, hoy en día muchas de las leches comerciales de almendras vienen fortificadas con suplementos de calcio, zinc y otros minerales para satisfacer los requerimientos de la OMS y acercarse a las mismas proporciones de nutrientes que se encuentran en la leche de vaca, ya que cada vez es más común que la leche de almendras se consuma como un sustituto lácteo.

Por lo que, si eliges consumir tres porciones diarias de leche de almendras fortificada en lugar de las tres porciones recomendadas por día de productos lácteos, todavía puedes cumplir con tus requerimientos de calcio de 1.000 miligramos por día para los hombres y 1.200 miligramos por día para las mujeres, lo que es importante para mantener una óptima salud ósea.

Comparando la leche de almendras con la leche de vaca

La principal ventaja es que la leche de almendras es más baja en grasa y calorías que la leche de vaca con bajo contenido de grasa o la descremada. Una taza de leche de almendras comercial con sabor a vainilla y azucarada contiene alrededor de 90 calorías y 2,5 gramos de grasa, en comparación con las 120 calorías y 5 gramos de grasa en 1 taza de leche de vaca. Estos números varían mucho según la marca y el tipo, ya que la leche de almendra natural o casera puede ser tan baja como 30 calorías por porción, pero no encontramos las mismas cantidades de calcio y fibra que están en las comerciales. Por otro lado, debido a que la leche de almendras no es un producto animal, no contiene grasa saturada ni colesterol malo lo que es buenísimo para mantener una dieta saludable.

Te recomendamos leer Beneficios asociados al consumo de la leche de almendras

minerales que aporta la leche de almendras
PixaBay

Ahora bien, conociendo los beneficios nutricionales de la leche de almendras ya puedes decidir y lanzarte a introducir esta deliciosa bebida a tu alimentación diaria. Si optas por ingerir la que encuentras en el mercado, recuerda que siempre debes leer la etiqueta para saber exactamente cuáles son los aditivos y la cantidad de azúcar que le agregaron.

Dato importante a tener en cuenta es la cantidad de fruto que contiene. Por ejemplo la de almendras o de avellanas suele tener al menos un 2%, la de soja un 6%, la de avena un 10% y la de arroz un 12%.  Es recomendado que estos porcentajes sean más altos, pero no siempre encontramos bebidas que superen el 15%.  Es por eso que personalmente después de probar la leche de almendras hecha en casa, no he parado de consumirla y ya todos en casa la prefieren.

Referencia: LiveStrong, Nutritional Benefits of Almond Milk, por GINA RIGGIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *