¿Llorar después del orgasmo? Es más común y sano de lo que crees

El llorar después del orgasmo o llorar al hacer el amor, no es tan raro como parece. Les pasa a muchas personas, en especial a las mujeres, y en la mayoría de los casos es un llanto muy positivo.

Es posible que a ti te haya pasado en alguna ocasión y es que puede ser una reacción totalmente legitima cuando alcanzamos el clímax.

 

En éste caso, se trata de una expresión generada como respuesta de placer. Es como una descarga de toda esa energía sexual contenida y que se libera durante el orgasmo.

Entonces, las lagrimas después del orgasmo se consideran, además, como el resultado de una excitación tan intensa que no es suficiente descargarla solo con el acto sexual. Es que durante el orgasmo, también  se necesita liberar una gran cantidad de energía emocional, debido a que el orgasmo es una tensión que se desinfla bruscamente, el cuerpo busca la manera de liberar la energía restante, pudiendo provocar lagrimas que no corresponde en ningún sentido con llanto de tristeza.

Al contrario, las personas que han vivido la experiencia de llorar después del orgasmo, dicen que es un instante hermoso, en el nos convertimos en un infinito de placer, nada nos perturba la mente, el cuerpo está suspendido en una onda de un exquisito éxtasis de placer. Un estado en que nos encontramos con nosotros mismo y agradecemos a nuestro cuerpo por tanta bondad, por permitirnos sentir uno de los mayores placeres y sin mas poder llorar de placer.

Gracias a este estado de placer embriagador, se liberan un cocktail de hormonas como, entre otras,  la oxitocina, hormona encargada de dar al cuerpo la sensación de felicidad y de amor, la dopamina, asociada al placer y la satisfacción, la endorfina, asociada a estados de ánimos positivos además de actuar como un analgésico que alivia los dolores, o la prolactina, encargada de proveer la sensación de saciedad. La mezcla de la liberación de todas estas hormonas contribuye a que el llanto salga.

Hablan los expertos

Ambos sexos pueden tener lágrimas de placer, tras un orgasmo. Esto suele suceder más en personas muy sensibles o que han estado contraídas durante mucho tiempo. El estrés o la presión del día a día pueden liberarse durante el coito haciendo que la persona se relaje totalmente y sienta cómo sus sentimientos brotan involuntariamente y fluyan de golpe.

Para la sexóloga Pilar Cristóbal esta experiencia post coital “es tanto para la mujer como para el hombre una excitación tan intensa que no es suficiente los cinco o diez segundos que dura para poder descargar toda la tensión sexual acumulada y se hace fundamental el llanto. Que en este caso sería de satisfacción”.

Que hacer en caso de llorar después del orgasmo

Si eres de las mujeres que llora después del orgasmo o de tu clímax, lo más probable es que tu pareja se sienta desconcertada, al menos la primera vez que ocurra. Se sentirá culpable o asustada/o.

Lo ideal es que expliques lo que ocurre, cómo te sientes y sobretodo darle a entender que él o ella contribuyó a que tu cuerpo se liberara y que lo hizo bien. Además de lágrimas, algunas veces la risa es una reacción, lo que la otra persona se puede tomar a mal, así que lo más conveniente es que expliques que no es motivo de burla sino de felicidad.

La comunicación es fundamental para el buen entendimiento con tu pareja y hacer que sus encuentros sexuales sean más cósmicos. Que sean uno sólo.

Sin embargo, si notas que esto se hace muy frecuente y en vez de experimentar un estado de serenidad y bienestar, sientes tristeza o algo que no te agrada, lo más lógico es que hables con tu pareja. Y si es necesario, recurrir a un especialista. Algunas veces puede que algo no ande bien a nivel psicológico y te impida disfrutar el acto sexual. Un psicólogo puede ayudarte a discernir si realmente estas padeciendo de estrés o depresión. O simplemente sólo tienes que aprender a aceptar el flujo de tus sentimientos tras el sexo y saber que ésta es tu manera de sentir, para quererte y aceptarte como eres.

Deja que ocurra

Las lágrimas son sólo un elemento más en esa maravillosa interacción entre dos personas, de las sensaciones físicas y emocionales, ¡déjalas caer! Y disfruta del momento. Algunas personas gritan otras gimen, otros no emiten ningún ruido; es normal. Cada persona es única en este sentido, y como sea, mientras se disfrute y haya comunicación, es completamente sano.

Cargando...