Lo que debe saber toda madre primeriza : “Cambios físicos y emocionales después del parto”

Lo que nadie te dice sobre ser madre primeriza: Los cambios físicos y emocionales
Ser mamá es la más grande felicidad para la mayoría de las mujeres. El proceso del milagro de vida no es sencillo y conlleva momentos difíciles que podrían ser más fáciles si alguien te los hubiera dicho con mayor claridad.

“Ser mamá es una experiencia que te cambiará la vida”, es una frase que escucharás desde que informas que estás embarazada hasta cuando estés con tu bebé recién nacido. Pero… ¿qué es lo que no te dicen?

A veces, durante el embarazado las madres idealizan su futuro nuevo rol, y piensan que todo será “color rosa”, tal y como lo muestran las películas. Pero la realidad puede ser otra.

Si bien es cierto, cada mujer es diferente, tienen actitudes y diferentes maneras de afrontar la vida. Por ello, cada una tendrá un nivel de capacidad para adaptarse a la nueva vida de ser madre.

Los cambios después del primer embarazo tanto físicos como psicológicos son muchísimos, pero no son una sentencia sino un desafío, una oportunidad para aprender, crecer y ser mejores seres humanos. Siendo responsables de una vida, de alguien que depende totalmente de mamá. A pesar de lo fuerte que pueden ser algunos cambios, el amor de madre siempre podrá con todo. No obstante, estar preparadas físicas y mentalmente será de gran ayuda.

Estas son algunas de las cosas que probablemente nadie te ha dicho sobre ser mamá por primera vez:

Cambios físicos de la madre primeriza
1- Caída del cabello:

La falta de hormonas hace que el cabello se quiebre y se caiga. Si durante el embarazo tuviste una cabellera larga y sedosa, es muy probable que después de tener al bebé comiences a perder mucho cabello. Es normal que una persona pierda cabello, es más, lo normal es que diariamente se pierda aproximadamente 100 hebras de cabello; durante el embarazado no se pierde casi esa cantidad. Por lo que el cuero cabelludo tiene que recuperar ese equilibrio y durante los primeros seis meses de tener al bebé, notarás una gran pérdida de cabello. No te alarmes, más temprano que tarde tu cabello volverá a su normalidad.

 
2- Molestias en los senos:

Aunque no haya nacido el bebé todavía, empezarás a producir leche. Los primeros días de haber dado a luz, tus senos pueden inflamarse. Esto puede causarte molestias considerables, y por lo general dura pocos días. El dolor tiende a ser más fuerte entre 3 y 5 días después del parto, a medida que le des teta al bebé, el dolor irá disminuyendo. Pero a las semanas ya no sentirás nada de dolor.

 Asimismo, puedes tener “fugaz de leche”, porque tu cuerpo se está adaptando, y más si produces mucha leche. Lo aconsejable es que uses “protectores de lactancia” para que no te sientas tan incómoda con la humedad.

3- Y… si hablamos de fugas:

También tenemos la temida “incontinencia”. Aparte de los senos, tu vejiga también tendrá una que otra fuga; especialmente si has dado a luz por parto natural. Los músculos del suelo pélvico se han distendido durante el embarazo y le llevará unos cuantos días volver a su forma original.

 4- Cambios en el abdomen:

Si piensas que la panza de embarazada va a desaparecer al momento de dar a luz, lo sentimos, pero no será así. Aproximadamente, pasarán unas 8 semanas para que tu barriga empiece a disminuir. Te sugiero que leas el artículo “Qué causa la tan difícil de eliminar ‘barriguita de mamá’ y cómo combatirla”.

 Además, ten en cuenta que el útero, tarda alrededor de un mes para recuperar su tamaño normal, por lo que la hinchazón es totalmente normal.

5- Falta de deseo sexual:

A pesar de que pienses que luego de la llegada del bebé regresarán esos momentos de pasión desenfrenada, es posible que experimentes una caída del deseo sexual de manera considerable, por lo menos durante los primeros meses después de traer al mundo a tu bebé.

6- Estreñimiento postparto:

Ir al baño después de dar a luz puede convertirse en todo un calvario. Incluso, puede que pasen días después del parto y aún no hayas podido disfrutar de sentarte tranquilamente y sin esfuerzo “en el trono”. Los cambios que ha experimentado tu cuerpo han afectado el tránsito intestinal, lo que significa pocas idas al baño y hacer mucha fuerza. Lo que conlleva a las temidas “hemorroides”, por ello, es fundamental tener una alimentación rica en fibras y frutas, para combatir éste malestar.

7- Dolor e incomodidad en la vagina:

Inmediatamente después del parto, la vagina queda distendida y con moretones. Lo que ocasionará molestia y quizá dolor. Durante los siguientes días la inflamación comienza a disminuir y la vagina va recuperando su tono muscular. Las compresas frías te podrían ayudar a disminuir el dolor en esos días.

8- Sudor en exceso:

Probablemente, después de la llegada del bebé, empieces a transpirar más de lo normal, especialmente en las noches. No te agobies, es algo normal, ya que el cuerpo necesita liberarse de los líquidos adicionales que se produjeron en el embarazo.

Después de pasar por la grandiosa experiencia de dar a luz por primera vez, no sólo se producen cambios físicos sino que el estado emocional de la madre también se ve alterado.

¿Cómo se siente la madre después de dar a luz? ¿cómo ve a su bebé y a sí misma? ¿es normal el sentimiento de tristeza tras el parto?

postparto-beneficios de la leche materna

Como anteriormente lo mencioné, las madres primerizas tienden a formarse una imagen ideal de cómo tenía que ser el parto y la llegada del bebé; con grandes expectativas de felicidad, pero la verdad es que esta “idea” no coincide en nada con la realidad.

En ocasiones el sentimiento maternal no llega como arte de magia. Si al principio la mamá no se siente completamente a gusto con su bebé, no ha de sentirse culpable por ello, ya que está pasando por el proceso de adaptación, y es algo normal y que pasan muchas madres día a día.

Poco a poco, y mediante el contacto con el bebé la mamá irá sintiéndose feliz y lo mejor, se sentirán “madres de verdad”.

Cambios emocionales después del primer bebé
  •  Tristeza después del parto: Muchas mujeres se sienten tristes y con ganas de llorar los primeros días de haber dado a luz. Es más, entre el 70 % y un 80% de las mamás, especialmente las primerizas, siente la llamada ‘melancolía postparto’ durante el segundo o tercer día de haber pasado por el proceso de parto.

Pueden sentirse exhaustas, preocupadas, desdichadas o desanimadas, incluso pueden llorar por cosas que antes ni siquiera les molestaba. No obstante, este sentimiento no dura mucho, sólo unos cuantos días; es una forma leve de depresión. Es más, las madres que han pasado por esto no necesitan medicación.

  • Depresión: A menudo se confunde con la Tristeza después del parto, porque tienen muchos síntomas en común. Sin embargo, ésta se diferencia porque la tristeza disminuye a los pocos días, mientras que la depresión, se vuelve más intensa y persistente.

Los síntomas son los siguientes:

-Fatiga.

-Tristeza.

-Pereza.

-Falta de concentración, y confusión.

-Pérdida del apetito.

-Sentimiento de culpa.

-Incapacidad de expresión.

-Angustia.

-Aislamiento.

¿Cómo puedes saber cuándo tienes depresión postparto?

Cuando notas que estos síntomas y sentimientos de tristeza y desolación duran más de dos semanas. Por lo que requiere, inmediatamente una asistencia psicológica.

  • Psicosis postparto: En los peores casos, pueden ser víctimas de la psicosis postparto, una enfermedad mental que afecta unas 1000 mujeres después de dar a luz, y las más propensas las madres primerizas. Puede provocar, incluso, que la madre se suicide o mate a su bebé.

 Hay diferentes factores que inciden en la brusca aparición de esta enfermedad, entre ellos, la caída considerable del nivel hormonal. Este mal, suele aparecer entre la segunda y tercera semana.

Un dato importante es que, las mujeres que tienden a tener cambios bruscos en su estado de ánimo durante su periodo menstrual son más propensas a sufrir de esto durante su postparto.

El tratamiento de esta enfermedad, es profundo y por parte de un equipo especializado. Generalmente, se aplica fármacos y psicoterapia.

Síntomas:

-Alucinaciones.

-Delirios.

-Insomnio.

-Negarse a comer.

-Falta de lógica.

-Ansiedad excesiva y agitación.

-Pensamientos suicidas u homicidas.

Definitivamente, afrontar un parto y embarcarse inmediatamente en el cuidado del bebé es un desafío para toda madre primeriza, dado que requiere un enorme esfuerzo físico, mental y emocional. Tu angustia por la inexperiencia y tu cansancio son normales, por lo que no hay nada de malo en pedir apoyo y así disfrutar con sus altos y bajos esta maravillosa nueva vida.

Es importante estar informada de la realidad de ser madre por primera vez, y saber cómo afrontarlo. El apoyo de las personas que te rodean es fundamental para que te sientas más segura y capaz de disfrutar éste hermoso cambio que viene con la llegada del bebé.

Referencias, Hacerfamilia, Salud Mapfre