¿Eres una “mala madre” o simplemente estas aprendiendo como ser madre?

Sí, tú que estás aprendiendo a como ser madre, te sientes madre real, pero para la sociedad eres una “mala madre” por el simple hecho de romper los estereotipos rígidos de la crianza. Eres una “mala madre” por ser una madre real y no esconderte en falsas sonrisas o conductas. Eres mala madre por ser tú la que decide qué es lo mejor para tu hijo, en vez de obedecer lo que la sociedad quiere imponer.

Las criticas llegan de muchos lados, sobre todo de madres que siente la necesidad de ser madres “perfectas”, de querer imponer su estilo de vida a las demás mamas, criticando cualquier práctica que a su modo de ver son criticables. Esto, lamentablemente refleja un tipo de madre que la sociedad esta potenciando. No cometer ciertos “errores” y aprende a como ser madre perfecta, cuando en realidad no existen las madres perfectas, porque no existe ningún ser humano perfecto, así de simple.

Como ser madre no se aprende de la noche a la mañana y tampoco es fácil serlo, ni en esta época ni en ninguna otra; pero siempre habrá estereotipos que la sociedad implanta, queda de tu parte pertenecer a ese grupo que prefiere seguir con los estándares impuestos o vivir tu relación madre e hijo como mejor crees que debas hacerlo.

¿Pero, qué me hace ser mala madre?

Para algunas personas estas situaciones serían de una mala madre:

 

 Estás cansada y no tienes paciencia.

-Añoras tiempo para ti.

-Tienes depresión postparto.

-Tu hijo no se alimenta con comida orgánica.

-Disfrutas tus momentos a solas.

-No amamantas a tu hijo por la razón que sea.

-Sales a trabajar en los primeros meses de vida de tu bebé.

Dejas a tu hijo frente a la tele o el tablet para descansar o hacer otras tareas…

Obviamente la lista no termina aquí, pero solo queremos nombrar unos pocos.

¿Te sientes identificada con alguno de los ejemplos de la lista anterior? Seguramente sí, pero no te preocupes, eso no significa que eres una “mala madre”, eres una madre real que está aprendiendo a como ser madre de sus hijos (quien quiera juzgarte que se ponga en tus zapatos).

El significado de madre

Ser madre, es una palabra que lo dice todo. Lleva implícito el amor, el compromiso, el vértigo, el esfuerzo, la preocupación, el miedo, la frustración y tantas cosas que una madre puede sentir. Pero, aunque las madres parezcan “súper heroínas” la verdad es que siguen siendo un ser humano con virtudes y defectos, con derecho a equivocarse y con total libertad de expresarse cuando sienten que ya no pueden más, cuando el agotamiento y el estrés se han apoderado. No es sano tanto para la salud mental como física que te juzgues cuando te equivoques o dejar que te afecte cuando los demás te señalan.

No eres mala madre, porque eres única y eres la única para tus hijos, no tienes comparación alguna. Y tu amor es inigualable para tus hijos. Tú eres lo más importante para ese ser que la vida ha puesto a tu cargo, y él o ella necesita que seas una mamá real, con tu amor e impaciencia.

Tampoco eres una mala madre si usas la palabra “NO”

En los niños llega una edad donde empieza la etapa crítica, en la que van a querer tomar sus propias decisiones e incluso desafiarte.  En esta época es cuando adquieren ya unos conceptos básicos de lo que es la justicia y el respeto.

Por eso las madres deben esforzase al máximo para guiarlos del modo más adecuado. Necesitan amor, apoyo y normas diarias.

Decir “no” más veces de las que desearíamos no es ser mala madre, es marcar limites para hacer hombres o mujeres de bien, y no personas caprichosas o groseras. Es enseñarles qué se puede hacer y qué no, y qué es lo que se espera de ellos en cada momento.

Por ejemplo, es importante que, si una vez le prohíbes usar un dispositivo electrónico antes de hacer los deberes o tareas de la escuela, procura que esa regla se cumpla todos los días; porque no sería bueno que después lo tomen como castigo, la idea es hacerlo un hábito que irá reforzando su responsabilidad y compromiso.

No tengas miedo a decir “no” cuando sea necesario, pero recuerda siempre explicarle el “porqué” para que puedan entender.

Ejemplo:

-“Hasta que no hagas tu tarea, no puedes salir a jugar”

-“No puedes comer más postre porque te podría hacer mal y después sufrirás”

El fenómeno que se viralizó en las redes y critica a la madre real

Nos referimos al llamado “Mom Shaming” que puede traducirse como “avergonzar a la madre”, es un fenómeno egoísta que critica a las mamás que no siguen las normas de crianza que implanta la sociedad. Y lastimosamente, es algo que se hace viral en las redes sociales o incluso en el círculo cercano de amigos o familiares.

Para mencionar uno de los casos más destacados en las redes, fue el de Chontel Ducan, entrenadora personal, se convirtió en el foco de críticas negativas, cuando publicó en su cuenta en Instagram un vídeo donde aparece haciendo ejercicio cuando aún estaba embarazada. Muchos la juzgaron, queriéndole hacer entender que eso era algo descabellado, que podría poner en peligro al bebé o afectar su desarrollo.

Cabe destacar que, la entrenadora meses después de dar a luz, confesó que a causa de sus abdominales, que bloqueaban la salida del bebé debió hacerse una cesárea. Pero lo mas importante, es que su hijo nació completamente sano y no hubo otras complicaciones. Con su segundo bebé la entrenadora no dudó en continuar con su etilo de vida activa, tal como vemos en el siguiente vídeo.

No busques excusas para tus actos, que nadie te diga como ser madre de tus hijos. No permitas que te afecten las críticas y los señalamientos. Esta sociedad busca madres perfectas mientras se les ahoga con juicios e insultos. Lo que demuestra la poca sensibilidad y sentido común de muchas personas. Nosotros aconsejamos que, como madre, sigas dando lo mejor que puedas, aprovechando tus virtudes y mediante los errores aprender.

¡Felicidades! Eres una madre real y eso te hace única y valiosa.

Referencia, La mente es maravillosa, Eres una “mala madre” porque eres una madre real.