Malos hábitos que pueden destruir tu relación sentimental

Cuando estamos en una relación sentimental, hay muchos factores internos y externos que pueden influir en ella, tanto positiva como negativamente. Esta última es la que nos preocupa, pues si no hacemos nada al respecto, o peor aún, ni siquiera nos damos cuenta de lo que está mal, el problema puede terminar perjudicando fuertemente la relación de pareja, al punto de destruirla.

 

Hay muchas cosas que puedes estar haciendo consciente o inconscientemente que pueden tener efectos muy negativos en tu relación amorosa, y que pueden convertirse en hábitos. Los errores más comunes que se cometen y son causa de las separaciones son:

Prestas demasiada atención a lo que las otras personas dicen:

Todas las personas tienen deseos y necesidades, y siempre tendrán una opinión negativa o positiva sobre lo que hagas. Deja de preocuparte tanto en lo que los demás piensen de ti, tu relación, o tu pareja. En lugar de sumar importancia a las opiniones de las personas externas a tu relación sentimental, ocúpate en trabajar en la misma, y fortalecerla día a día. Si tu pareja te hace feliz, y existe amor entre los dos, eso es todo lo que importa.

Dejas que tu ego se involucre demasiado:

Muchas personas no aceptan estar equivocados, y creen siempre tener la razón. Esta es una característica negativa, pues puede destruir muchas relaciones, y no sólo las amorosas. Debes evitar en lo posible que tu ego interfiera en tu relación. No pierdas tanto tiempo en demostrarle a tu pareja que tú tienes la razón, y en lugar, invierte ese tiempo en lo más importante y beneficioso para ambos, que es resolver el problema.

Tratas de cambiar a tu pareja:

Un error muy común. Cuando te enamoras de alguien e inicias una relación sentimental, debes aceptar a esa persona con sus virtudes y debilidades (siempre y cuando no te perjudiquen). Cuando tratas de cambiar a tu pareja, estás dejando saber que quien es no es suficiente para ti, y que rechazas su persona. Además, nadie cambia por complacer a otros. Y si lo hace, esto resulta en infelicidad. Si realmente no te gusta la personalidad o características de tu pareja, es preferible alejarte, a intentar cambiarlo/a.

Eres resentida/o:

Es aceptable enojarse algunas veces, y permanecer así por unos días. Pero llega un punto en el que debes superarlo y seguir con la relación, o terminarla. Mantener resentimientos hacia tu pareja es la manera más segura de acabar con tu relación lentamente. Cuando existe el resentimiento, no puedes conectarte realmente con tu pareja como debe ser, y no disfrutas la relación, pues siempre estás pensando en eso que hizo mal. Si de verdad no puedes superarlo y continuar, lo más sano que puedes hacer es alejarte, y no mantener una relación llena de rabia y rencor.

Evita estos malos hábitos y enfócate en crear hábitos buenos y saludables para tu relación. Cuando piensas en positivo, y en las razones que tienes para estar agradecido, lo negativo pasa a ser insignificante. Piensa en las cosas que te hicieron enamorarte al principio, y en las razones por las que ambos decidieron iniciar una relación sentimental. Si aún están vivas esas razones, entonces vale la pena luchar y continuar.

Referencia: YourTango.com, The top 5 worst habits that ruin great relationships, por Christine Dunn.

Foto: Pixabay