Ser mamá, trabajar, y tener éxito en ambas tareas

Soy mamá y trabajo, ¿cómo alcanzo un balance?

Cuando se es mamá, es innegable la responsabilidad que cae sobre nuestros hombros. El papel de madre es el más importante en la familia y en el hogar, por lo que debemos dedicar mucho tiempo a actividades en casa. Hoy en día un porcentaje importante de las mamás, además de cumplir con su rol en la familia, son mujeres trabajadoras y productivas que participan en el mercado laboral, bien sea por necesidad o por deseos de desempeñarse profesionalmente.  Para traducir esto en cifras aproximadas: en Costa Rica un 45.6% de las madres tienen ocupaciones fuera del hogar, en España es de 51.2%, en México un 44.1%, y así se puede tener una idea de la realidad en el resto de la región.

Estos números, lejos de ser algo negativo, representan beneficios tanto para las economías y el crecimiento de los países, como para el crecimiento personal y profesional de las mujeres que tienen hijos. Sin embargo, ser mamá y desempeñar un trabajo no es fácil en lo absoluto, pues ambos papeles son importantes y ninguno debe ser descuidado. Ésto, sin mencionar que las necesidades de la madre como mujer también deben ser atendidas. ¡Pero no entren en pánico!, pues tener hijos y trabajo sí es posible, si sabemos cómo llevar ambas tareas.

Por esta razón, para todas aquellas mamás productivas que necesitan un poco de ayuda, aquí tenemos una lista de cómo balancear el trabajo y la familia, y ser exitosa en ambos roles.

 

Tips para lograrlo:

Recuerda que las dos tareas son importantes:

Por diferentes razones, tanto el trabajo como ser mamá representan una responsabilidad, con prioridades, objetivos, y metas por cumplir. Ambos se complementan entre sí, pues cuando todo está bien en casa, nos desempeñamos mejor en la oficina, y viceversa. E individualmente también ayuda, pues sentirte satisfecha en las dos labores beneficia tu bienestar mental.

Evita las distracciones en el trabajo:

Concéntrate en los objetivos, sin dejar que ningún factor distractor te desvié de la meta y te haga perder tiempo. Al concentrarnos en el trabajo, podemos ser eficientes y eficaces, y tener un menor margen de errores, lo que nos permite terminar más rápido y tener tiempo de dedicarnos a la familia y otros aspectos de nuestra vida.

Toma descansos de 5 a 10 minutos:

Durante el día puedes tomar pequeños “breaks” que te permitan descansar tanto físicamente, como mental. Este descanso puedes utilizarlo para llamar a tus hijos y chequear como está todo en casa. Esto es importante para ti como persona, y también como trabajadora pues podrás aclarar tus ideas y continuar tu labor con una mente fresca.

Trabaja desde casa:

mama y mujer

Cada vez son más las personas económicamente productivas desde el hogar, bien sea de manera independiente o trabajando para una empresa. Al trabajar desde casa, puedes cumplir con tus tareas laborales, y también dedicar un poco más de tiempo a tu hogar y tu familia, pues no tienes que alejarte de ellos.

No dudes en pedir apoyo:

Bien sea a tus jefes o compañeros de trabajo, si se presenta alguna situación importante con tu familia que no puedes descuidar, convérsalo con tus superiores y con tus compañeros. Si te comunicas correctamente, estos seguramente lo entenderán y te prestarán una mano.

Adelanta trabajo:

Si el día está un poco flojo, pero tienes algunas actividades que puedes adelantar, hazlo. De esta manera podrás tener más tiempo libre para dedicar a tu familia, y por supuesto, a ti misma.

Establece un día familiar:

En la semana, puedes establecer un día exclusivamente familiar, bien sea para compartir en casa, salir al mall, o hacer actividades que disfruten en familia. Es importante que trates que este día no tenga interrupciones, y que ocurra religiosamente cada semana.

El trabajo se queda en la oficina:

No lleves trabajo y el estrés del mismo a tu hogar (a menos que trabajes desde casa, y ésta sea tu oficina), pues ésto afectará la calidad de tiempo que dedicas a tu familia. Los asuntos laborales déjalos donde deben estar, y mantén tu hogar como tu lugar de tranquilidad y comodidad, como idealmente debe ser.

Divide las tareas:

En casa, entre tu pareja (si la tienes) y tus hijos, es importante y necesario dividirse las tareas del hogar para que la responsabilidad no caiga completamente sobre ti, y todos puedan tener más tiempo para disfrutar juntos. Finalmente, esto termina siendo beneficioso para todos.

y por último…

Dedica tiempo para ti:

mama y mujer tambien

Es importantísimo que entre tantas responsabilidades, no te descuides como mujer y como persona. Todos tenemos necesidades que debemos satisfacer. Lo que sea que te guste hacer para tu entretenimiento y distracción (salir con amigas o con tu pareja, ir al spa, hacer una actividad física, entre otros) ¡hazlo! Y sin sentirte culpable, pues tu bienestar mental es la clave para desempeñarte correctamente en el trabajo y en el hogar.

Ahora bien, sí es posible ser mamá y una trabajadora exitosa a la vez. Hay que entender el papel que cada rol juega en nuestra vida, y conocer las prioridades de cada uno. Todo depende de nuestro desempeño, y cómo organizamos y administramos nuestro tiempo para cumplir con todas nuestras responsabilidades. Y, por supuesto, tener un buen sistema de apoyo detrás de ti te ayudará muchísimo más a que cumplas con tu trabajo, con tu familia, y contigo misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *