Resueltos los mitos sobre el embarazo más comunes

Mucho de lo que creemos saber sobre el embarazo está basado en lo que escuchamos de nuestras abuelas, mamás, o en la calle. Poco de ello tiene base científica que lógicamente explique el por qué. WomensHealth aclara estos mitos con ayuda del libro “Expecting Better: Why the Conventional Pregnancy Wisdom is Wrong – and What You Really Need to Know” de Emily Oster, en donde los comunes y no tan comunes mitos sobre el embarazo son resueltos, con explicación científica por expertos y demás.

Y de un momento a otro, todo lo que creías saber, ya no es así…

El embarazo dura 9 meses:

La duración del embarazo puede variar en hasta 5 semanas de mujer en mujer. Los factores para determinar la fecha de tu embarazo varían según tu edad, peso, cuánto pesaste al nacer, y algunos otros factores que son los que por último podrán fecha al evento.

 
No puedes tener un parto normal luego de una cesárea:

Esto es completamente falso, pues mientras hay evidencia que muestra que tener un parto vaginal luego de una cesárea puede aumentar el riesgo levemente, no es imposible. Es cuestión de que discutas los riesgos y beneficios con tu doctor, para que puedan llegar a la mejor decisión.

El sexo del bebé afecta la posición de tu barriga:

Este es uno de los mitos sobre el embarazo más comunes. Según expertos, el sexo del bebé no tiene absolutamente nada que ver con la apariencia de la panza de la madre. Así que, contrario a la creencia popular, no se puede determinar el sexo del bebé con sólo mirar a la mamá.

Las relaciones íntimas durante el embarazo pueden afectar al bebé:

Según expertos, en la mayoría de los casos las relaciones sexuales no afectan a tu bebé en lo absoluto. Sin embargo, hay algunos casos en que la placenta está posicionada en medio de la cervix y la vagina, o si tienes riesgo de embarazo prematuro, debes consultar con tu doctor antes de tener relaciones con tu pareja para asegurarse de que no habrá ningún inconveniente, y que el bebé se mantendrá seguro.

Pierdes el peso del embarazo durante el parto:

La mayoría de las mujeres ganan de 25 a 35 libras durante el embarazo. Al dar a luz, sólo se pierden de 10 a 15 libras incluyendo el bebé y peso del agua. Para eliminar el resto de las libras adquiridas, se puede tardar hasta un año. Está comprobado que amamantar acelera un poco el proceso.

Cuando estás embarazada, comes por dos:

Es uno de los mitos sobre el embarazo más escuchados en casa. En realidad, si comes bien y tienes una dieta balanceada, solo debes agregar alrededor de 300 calorías extras a tus días. Tener un bebé en el estómago no quema tantas calorías como todos piensan, por lo que no necesitas “comer por dos”.

Ciertas comidas pueden inducir el parto:

Según los expertos, hay poca evidencia de que ciertas actividades o ciertas comidas puedan inducir la llegada del bebé.

Todas las mujeres pueden amamantar si lo desean:

En realidad, ciertas cirugías de los senos pueden presentar dificultades a la hora de amamantar. Al igual que algunos medicamentos pueden hacer que el amamantar no sea recomendado. Por lo que no, no todas las mujeres que quieren amamantar pueden hacerlo, pues hay límites que se van de nuestras manos.

Si tienes una enfermedad de transmisión sexual, tu bebé la tendrá también:

Este es quizás uno de los mitos sobre el embarazo que más preocupa a algunas mamás. Según expertos, esto depende en el tipo de enfermedad de transmisión sexual. Ya que algunas enfermedades sexuales pueden infectar la sangre y pasar a través de la placenta, mientras que otras se contagian por contacto directo, que puede ser transmitido durante contacto con la vagina, por lo que se puede recomendar una cesárea.

No puedes correr mientras estés embarazada:

Hay muchos planes de cardio diseñados especialmente para tu primer, segundo, y tercer trimestre de embarazo. Según los expertos, mucho de lo que las mujeres pueden hacer en su embarazo depende en lo que hacían antes de estar embarazadas.

Referencias:

Womenshealthmag.com, 10 myths about pregnancy, por Elizabeth Narins.

Foto: Pixabay.com

También puedes leer: Personas que debes evitar durante tu embarazo

Cargando...