El aceite de coco: nuevo estudio recomienda eliminarlo

El aceite de coco poco a poco ha estado convirtiéndose en una de esos súper alimentos que los amantes de la buena alimentación adoran. En todos lados escuchamos sobre el mismo, como una tormenta del marketing. Para cocinar, para el acne, para las infecciones vaginales, tú nómbralo. Para todo se puede usar este aceite Pero un nuevo estudio realizado por la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) establece que el aceite de coco para cocinar no es bueno para la salud, acabando así con las alegaciones de empresas que venden el aceite de coco como una maravilla para el consumo humano.

Los autores del estudio dicen que el aceite de coco tiene un 82% de grasas saturadas, en comparación con, por ejemplo, el aceite de canola que sólo tiene un 7%. Las grasas saturadas aumentan el riesgo de colesterol malo. Altos niveles de colesterol elevan el riesgo de arteriosclerosis, infarto, y enfermedades cardíacas.

 

El asunto de las grasas saturadas puede ser un poco controversial, pues hay algunos estudios que indican que el ácido margárico, un tipo de grasa saturada, protege al ser humano de las enfermedades cardíacas.

Lo recomendado

aceite de coco

La American Heart Association recomienda no consumir más de 13 gramos de aceite de coco al día, lo cual es apenas una cucharada. La mayoría de las personas usan este aceite diariamente en cantidades mucho mayores a las ahora recomendadas por la asociación.

El cardiologo George Welch, de Manhattan Cardiology, está de acuerdo con el estudio publicado por la AHA, estableciendo que la idea errada de que el aceite de coco es saludable probablemente se deba a esfuerzos de mercadotecnia por parte de la industria, o porque la gente confunde los beneficios del agua de coco con los del aceite de coco.

Reemplazar las grasas saturadas por grasas buenas reduce el riesgo de enfermedad cardíaca en un 30%. La AHA recomienda reemplazar las grasas saturadas con aceites más saludables como el aceite de canola orgánico, aceite de oliva, aceite de soya, aceite de mani, o aceite de girasol.

Referencias:

Shape.com, Coconut oil might not be as healthy as you think, por Renee Cherry.

Foto: Pixabay.com