Otro misterio tras el clímax femenino que queda resuelto

Estudio: Somos más tolerantes al dolor antes y durante el clímax femenino

Es difícil para los científicos estudiar la actividad del cerebro en tiempo real durante un orgasmo. Los escáneres como los de resonancias magnéticas no invitan precisamente a practicar ninguna actividad sexual y, además, sin poder mover la cabeza.  Aún así, un equipo de científicos estadounidenses ha logrado hacer el estudio más detallado hasta la fecha sobre el clímax femenino.

En la década de los 80’ se creía que mientras una mujer tenía un orgasmo, su cerebro se “apagaba”, pensaban que por ello no debía tener distracciones durante el acto sexual.

 

No obstante, científicos de la Universidad de Rutgers (EEUU) descubrieron que eso no es verdad, pues según los resultados de su estudio, el cerebro femenino permanece muy activo durante el sexo.

El estudio publicado en la revista The Journal Of Sexual Medicine explica ¿qué pasa en el cerebro durante el orgasmo femenino?

Para conocer lo que sucede, los investigadores buscaron a 10 mujeres de diferentes edades que quisieran participar en la investigación y que estuvieran dispuestas a dejar las inhibiciones a un lado.  A las participantes se les pidió que se estimularan sexualmente, mientras los científicos examinaban el funcionamiento de sus cerebros desde una sala de control. Además, se les pidió que hicieran lo posible por llegar al orgasmo dos veces.

Las pruebas fueron realizadas por segunda vez, pero con parejas masculinas proporcionándoles estimulación. Cabe destacar que las mujeres utilizaron unos dispositivos especiales para evitar que sus cabezas se movieran, para poder leer correctamente su actividad cerebral.

Las imágenes de las resonancias demostraron que las áreas cerebrales responsables de los sentidos, emociones y los movimientos están relacionadas con el orgasmo. Al contrario de otras investigaciones de años anteriores, la acción del cerebro en esas zonas va aumentando gradualmente hasta llegar al clímax.

En vez de “apagarse” una zona especifica del cerebro se activa

En la nueva investigación, fue posible observar detalladamente cómo este proceso se da en el cerebro. Cuando llega el orgasmo una zona llamada “núcleo dorsal del rafe” (ubicado en la línea media del tronco cerebral) se activa mucho más. Esta área es la que maneja el control de la liberación de la serotonina, que, además de ser uno de los neurotransmisores del placer, tiene un efecto analgésico, por ello aumenta la tolerancia al dolor.

Puede ayudar a aliviar considerablemente las migrañas o dolores de cabeza, por la activación de la circulación sanguínea.

Durante el orgasmo se produce un aumento de flujo de sangre y de oxigeno en la cabeza, lo que implica un gran beneficio para el cerebro. Por ello, puede ayudar a aliviar considerablemente las migrañas o dolores de cabeza, por la activación de la circulación sanguínea.

También te ayuda para aliviar los dolores premenstruales, porque al llegar el orgasmo los músculos del útero se relajan y aumenta el flujo de sangre, en consecuencia, disminuyen los síntomas premenstruales.

Este combo de actividad cerebral ayuda a explicar también, por qué hay ciertas personas que les gusta practicar actividades sexuales dolorosas. Ahora, aun falta saber si este mismo efecto puede ocurrir durante el orgasmo masculino y el motivo que llevó a nuestro organismo a evolucionar para unir el placer con el dolor de esa manera.

Además, más allá de lo físico, lo cierto es que tras alcanzar el clímax los niveles de hormonas sexuales aumentan y esto puede ayudar a reducir la ansiedad, depresión y estrés. ¿Qué mejor forma de liberarte del dolor o de las tensiones del día?

Referencias, The Journal Of Sexual Medicine, Muy interesante