¿Podría tu pareja ser un amor tóxico?, reconoce ya los signos

Descubre si tu relación es un amor tóxico

A veces puede ser difícil saber si tu media naranja es incorrecta para ti, especialmente si han estado juntos mucho tiempo. Podrías pensar que son una pareja sólida, y luego de la nada, empiezas a ver señales de que puede que estés en una relación tóxica, y no tienes ni idea de cómo llegaste allí.

En primer lugar, no te culpes a ti misma. El amor tóxico sucede todo el tiempo. Todo el mundo está tratando de hacer todo lo posible y con suerte terminar con alguien que los entiende y los ama eternamente. Los seres humanos también se construyen para adaptarse a cualquier y todos los ambientes – incluso ambientes emocionales – por lo que los signos de que tu relación se ha vuelto tóxica podrían haber sido muy sutiles.

Fuerza, confianza, y una red de apoyo de tus seres queridos te sacará de esa situación y en pastizales más verdes, más felices. En primer lugar, tú sólo tienes que estar dispuesta y capaz de ver los signos por ti misma. Puede ser tremendamente difícil aceptar que la persona que amas no es con la que vas a pasar toda la vida. No es para nada lindo tener que pasar por este proceso, pero es mejor salir ahora, antes de que las cosas empeoren.

 

Aquí hay algunos signos clave de que tu relación se ha vuelto tóxica, y que necesitas terminarla.

Pelean constantemente:

Pelear es normal. Combatir todo el santo día, no lo es. Ustedes son dos personas diferentes con diferentes pasados y crianzas, por lo que están obligados a discrepar de vez en cuando, y a veces los desacuerdos se convierten en grandes peleas. Pero si peleas más a menudo de lo que te llevas bien con esa persona, es hora de irse.

Ninguno de los dos realmente “perdona y olvida”:

Cuando te recuperas después de una pelea, ¿realmente pasas la página? ¿O simplemente “se reconcilian” y tú estás pensando durante las próximas semanas acerca de las cosas que tu pareja te dijo? Si en realidad no perdonas y olvidas, la próxima pelea que tienes será enorme, y será pronto, porque estás embotellando las cosas que aún te molestan. Tu ira se agravará y volverá a la razón de la última pelea a mediados de la siguiente, porque todavía está en tu mente. Este es un ciclo horrible que nunca terminará hasta que tú o perdones, o digas adiós.

Se insultan:

No hay ningún escenario en el que insultar o llamar nombres ofensivos al otro es aceptable. Los insultos se quedan en la mente de la persona que los recibe, y esto es aún peor cuando dichas palabras vienen de la boca de la persona que amas. No hagas esto a tu pareja. Y si te hacen esto, bueno… te mereces algo mejor.

Mientes para evitar confrontación:

Tú editas todas tus historias para evitar que tu pareja se enoje. Esto significa que vives caminando en cáscaras de huevo. Y esto quiere decir que tu pareja no te respeta. Es una manera muy fea de vivir. Si no te aceptan por quien eres, hay alguien ahí fuera que lo hará.

Cambias tu comportamiento para ajustarte a sus cambios de humor:

¿Te encuentras cambiando la forma en que actúas en su presencia para mantenerlos felices? ¿Modificas tu ropa, maquillaje, pasatiempos e intereses para ser la persona que quiere que seas? Esta es la forma extrema de vivir en cáscaras de huevo. También estás viviendo una vida que no es la tuya. Tú te cansarás de ésto, porque todo es un acto. Y entonces, ¿Qué pasará?

Constantemente pones tus necesidades de último:

Tus necesidades son importantes. Son muy importantes de hecho, y deberían importarle a tu pareja más que sus propias necesidades. Tu pones a tu pareja antes que todo, y debería ser reciproco. Las relaciones requieren un esfuerzo de equipo, y el equilibrio es una necesidad.

Te has convertido en una persona extremadamente crítica de tu apariencia:

amor toxico
Foto: Pixabay

Sea o no tu pareja verbalmente crítica de tu aspecto, si son siempre infelices, tú puede ser que comiences a preguntarte si es porque tú no eres “suficientemente atractiva» o «suficientemente ______.» Déjame aclarar esto para ti: todo lo que eres es suficiente. Si no te ven como un hermoso pez tropical justo en este instante, no importa lo que estás usando o cómo te ves, entonces no son dignos de ti.

Empiezas a pensar que decisiones drásticas arreglarán las cosas:

Tal vez si se mudan juntos, podrían volver a ser felices. Quizás si se comprometen, las cosas se tranquilizarían. Mmm, podría ser que si quedaras embarazada, tu pareja volvería a ser la persona cariñosa y amorosa que conocías.

No, no, y NO. Las decisiones importantes de la vida tomadas en tiempos de gran estrés o precariedad nunca terminan bien. La única manera de permanecer feliz es partir de un lugar donde hay felicidad. Y si tú comienzas de un lugar tóxico, un movimiento drástico magnificará esos sentimientos.

Minimizas tus problemas con tus amigos para evitar ser juzgado:

Te han dicho lo magnífica que eres, y que te mereces algo mejor. Ellos piensan que deberías terminar con tu relación. Estas son las discusiones que has tenido con tus amistades varias veces y no te has atrevido a terminar la relación, así que puede que comiences a actuar como si las cosas estuvieran bien, como una forma de evitar oírlas repetirse. Pero tus verdaderos amigos sólo quieren lo mejor para ti, así que si estás ocultando cosas a ellos, es una enorme bandera roja.

Te deprimes:

El amor adulto no es una experiencia en blanco y negro, pero aquí hay algo que lo es: La persona a quien amas no debe ser la fuente de tu depresión. Es así de simple.

Fuente: Bustle, Foto: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *