¿Por qué callar? razones para hablar de los temas que muchos temen tocar

¿Por qué callar? razones para hablar de los temas que muchos temen tocar

Cada persona es un universo de ideas diferentes a las de otros; sin embargo, los humanos nos rehusamos a hablar de temas o ideas que pasan por nuestra corriente de ideas, las ignoramos y pretendemos que no tienen sentido o importancia; lo que no sabemos (o simplemente pasamos por alto) es lo mucho que nos afecta emocionalmente.

¿Cuántos jóvenes andan hoy en día pensando que no tienen amigos y que están completamente solos en el mundo? Son demasiados, y ¿Por qué esto sigue pasando en la era tecnológica? Todos estamos más conectados los unos con los otros más que nunca, pero, aun así, la depresión y la soledad atacan a una sociedad que se niega a hablar y lanzan todo “bajo la alfombra”.

 

Existen numerosos estudios psicológicos que demuestran el efecto que tiene el “guardarse todo” para sí mismo; las emociones negativas afectan no solo a nuestra mente y salud emocional pero también a nuestra salud física.

hablar de temas que muchos temen
Foto: Pixabay
Problemas psicológicos

La depresión, la ansiedad, desorden de bipolaridad entre otros afectan a muchos jóvenes y adultos hoy; la presión social, el trabajo, la familia, todos estos pueden causar un efecto contrario en las personas (recordemos que no todos somos iguales). Pero, debemos tener muy en cuenta que NO ESTAMOS SOLOS. Así como muchos sienten, de seguro hay un manojo de personas que sienten lo mismo, con el mismo miedo de expresarlo quizá.

Hablar de la emociones o sentimientos ha sido un “tabú” desde hace muchos años, especialmente en los hombres; en los últimos años hemos visto cómo esto se ha visto enfrentado con campañas por parte de organizaciones psicológicas que buscan evitar y tratar cualquier tipo de desorden emocional o mental con terapia. Estas aclaran lo importante que es hablar si hay un problema y saber que no estamos solos.

Si tienes alguna inquietud, no tengas miedo de hablarlo con alguien; quizás ese alguien te pueda ayudar y te sientas mejor después. Si el problema persiste, acudir a personas especializadas como terapeutas y psicólogos ¡no tiene nada de malo! Recuerda que tu salud tanto física como mental es lo primero, no estamos solos, no hay que callar cuando tenemos voces para hablar.