Relaciones sexuales despues del parto

Recupera tu vida sexual después del parto

Enfrentémoslo – el nacimiento de un niño se puede sentir como muerte a tu vida sexual, por lo menos en el corto plazo. Para algunas parejas, el esfuerzo de mantener vivo cualquier tipo de romance comienza a sentirse como una batalla contra un ejército de fuerzas que se empeñan en eliminar cualquier conexión íntima que alguna vez disfrutaron. Las hormonas, las consecuencias físicas, la lactancia materna, el insomnio, el estrés … y eso es sólo el comienzo. Entonces, ¿qué pueden hacer los nuevos padres para mantener vivo el romance? Mientras que algunos de los bloqueos pueden ser no negociables, hay pasos que tú y tu pareja pueden tomar para mantener una conexión íntima durante este período difícil – algo sobre lo que puedes seguir construyendo cuando el caos desaparezca.

Qué hacer para retomar las relaciones sexuales después del parto

 

 

Se paciente:

La mayoría de los impedimentos a la intimidad simplemente desaparecerán con el tiempo. Las hormonas se reinician, los bebés comienzan a dormir, los cuerpos se curan. Si tú y tu pareja pueden entrar en esta fase con expectativas razonables y un buen sentido del humor, el tiempo aparte se sentirá menos alarmante. Uno de los mejores mantras para los nuevos padres es “esto es sólo por ahora”. Cuanto más tengas en cuenta la idea de que esto es sólo una fase, menos pánico te sentirás por la repentina desaparición de tu vida sexual. Y menos probable es que se dejen acomodar en la falta de intimidad como la nueva normalidad.

Redefine las expectativas:

Una vez que se le ha dado el visto bueno para empezar a tener sexo de nuevo, las parejas deben tener en mente una idea de qué tipo de vida sexual les gustaría seguir teniendo, sobre la base de expectativas razonables en las condiciones actuales (y no el pasado) . Para la mayoría de las parejas, esto implicará un cierto ajuste descendente en la cantidad real de sexo que pueden esperar. En el otro extremo del espectro, muchos de mis pacientes han encontrado útil articular realmente un piso, o una cantidad mínima de contacto, que sienten que necesitan mantener por el bien de su matrimonio. Aunque no suene romántico, es realmente una manera de honrar y de proteger la relación construyendo en ciertas salvaguardias.

Piensa pequeño:

Después de que lleguen los bebés, puede que no quede mucho espacio para una vida íntima, al menos como solía ser, pero todavía se pueden encontrar pequeñas maneras de mantener viva la conexión. Al final, no es tanto lo que haces o cuánto tiempo lo haces lo que define la conexión sexual. Más bien, lo que importa es si existe algún sentido de relación sexual. Una atmósfera de intimidad puede manifestarse por pequeños actos y gestos que llevan un mensaje de interés y deseo. Esto podría ser una mirada, un beso, un texto coqueto – cualquier cosa que dice “Todavía pienso en ti como alguien que deseo.”

Habla de los cambios:

Para muchas parejas, los cambios radicales que el nacimiento puede traer para el cuerpo de una mujer se convierten en el elefante de la habitación, que bloquea su camino hacia una vida sexual comprometida. Muchas mujeres son auto conscientes sobre sus cuerpos post-bebé; No están seguras de si su pareja todavía las encontrará atractivas y pueden tener dificultades para imaginar su cuerpo como una fuente de placer sexual después de entregarlo a la maternidad. Y aunque pueden ser naturalmente reacias a expresar esto, los propios padres a menudo se desorientan por la desaparición del cuerpo de pre-bebé de su pareja. Lo peor que pueden hacer las parejas es fingir que todo funciona como siempre. Si bien puede parecer arriesgado, tener una conversación honesta (y sensible) sobre estos temas puede abrir un nuevo camino hacia la intimidad.

Qué no hacer

 

No trates de retroceder:

Las parejas a menudo cometen el error de tratar de recuperar su vida sexual de nuevo a donde estaba antes del bebé – un esfuerzo que invariablemente termina en la derrota. Nunca será como era antes, y eso no es necesariamente una cosa mala! Cuando las personas se quedan atascadas en la idea de sexo antes del bebé como el estándar de oro, están destinados a la decepción. Los cuerpos cambian, la gente cambia, la forma en que amas cambia. El truco es averiguar cómo quieres que sea ahora. Eso podría significar aprender a vivir con algo de trabajo y planificación. También podría significar volver a examinar lo que se necesita para encender la chispa del deseo cuando no se puede confiar en aumentos espontáneos en la libido.

No lo dejes indefinidamente:

Con todas las fuerzas que trabajan en contra de mantener tu vida sexual viva, muchas parejas sólo deciden renunciar y consolarse con promesas de que van a hacer algo al respecto cuando el bebé se vuelva un poco mayor. El problema es que los niños siguen siendo una gran excusa para no tratar de re conectarse. Y para muchas parejas, más tarde nunca llega realmente, ya que caen en el hábito de desviar todo ese amor en la paternidad – algo que se siente más seguro que tratar de encontrar un camino de regreso entre sí.

No esperes por las viejas señales:

Si estás esperando a que tu cuerpo o imaginaciones te den los viejos signos para dirigirte al dormitorio, quizás estés esperando para siempre. Con todos los cambios en marcha, lo más probable es que tu libido no va a dar las señales que solía hacer, si se da en absoluto. Esto es especialmente cierto para las mujeres, que además de luchar con algunas hormonas amortiguadoras del deseo, pueden estar experimentando cambios normales en la capacidad de respuesta sexual. El deseo de tener relaciones sexuales puede venir de un instinto relacional – como el amor a su pareja o un anhelo de conexión – en lugar de evidentes señales físicas.

No tengas miedo de programarlo:

Las parejas a menudo dicen que odian la idea de “programar” el sexo porque suena tan poco romántico. ¡Pero la verdad es que cuando ustedes salían probablemente “programaban” y planeaban para el sexo todo el tiempo! Cuando ustedes estaban saliendo, la anticipación y los preparativos para una noche juntos, especialmente uno que sabía que terminaría en la cama, parecía ser parte del romance. Como nuevos padres, no hay razón por la que tengan que acercarse al sexo de manera diferente. Recuerda, siempre estamos planeando para las cosas que son realmente importantes para nosotros, y el sexo con tu pareja debe ser incluido en eso.

La mayoría de los nuevos padres se sienten intimidados por la dificultad de mantener viva su vida sexual. Frente a la multitud de desafíos que llegan a casa con el bebé, puede sentirse como un enigma insoluble. Pero con cierta paciencia, aceptación y voluntad de re definir las expectativas, los padres pueden mantener una conexión que en última instancia reforzará su tan necesario sentimiento de amor y apoyo mutuo.

 

Definitivamente todos estos tips para retomar las relaciones sexuales pueden sonar difícil de considerar estando en la situación como tal, pero no te aflijas esta comprobado que las parejas felices logran sobrellevar y encontrar su nuevo ritmo en las relaciones sexuales.