Se revela nuevo estudio que podría ayudar a tratar la infertilidad femenina

Científicos podrían haber descubierto una manera más eficaz de combatir la infertilidad femenina

El estrógeno una hormona crucial en la capacidad reproductiva de la mujer: el desequilibrio hormonal, generalmente ocasiona ciclos menstruales irregulares y en general problemas para concebir. No obstante, así como hay casos donde la infertilidad ocurre por una alta cantidad de esa hormona, también existe caso contrario.

La mujer está marcada a lo largo de su vida por su condición reproductiva.

Desde la pubertad, periodo durante el cual los ovarios ponen en marcha de forma gradual su ciclo y comienzan a producir estrógenos, hasta la menopausia, cuando el agotamiento de los ovarios disminuye la creación de estrógenos; pasamos por la edad fértil en la juventud, en la que ovulamos cada 28-32 días debido a un subidón de esta hormona que se encuentra en el torrente sanguíneo.

 
Pero… ¿qué son exactamente los estrógenos?

Los estrógenos son la principal hormona sexual femenina. Son los responsables de la maduración física y sexual de la mujer. Además. Son parte crucial del proceso de concebir, gestación, parto y desarrollan la facultad de amamantar.

Hasta hace pocos años, científicos pudieron constatar que no sólo los ovarios son capaces de producir estrógenos, sino también el cerebro a través del hipotálamo.

Según la Organización Mundial de la Salud, se habla se infertilidad femenina cuando después de un año o más, de intentar quedar embarazada, el embarazo no se produce. Además, se calcula que más del 10% de la población femenina son infértiles. Asimismo, la OSM se refiriere a “infertilidad” a una enfermedad del sistema reproductivo que da paso a una discapacidad.

El deseo no satisfecho de tener un hijo es un problema que afecta a muchas parejas. Pero no siempre hay detrás una enfermedad en otra parte del organismo que impida concebir. El estilo de vida tiene una gran influencia sobre la fertilidad, sobre todo el estrés, el consumo excesivo de alcohol y tabaquismo. Los aspectos psicológicos también pueden afectar negativamente. Además, pueden influir el peso (sobrepeso o muy bajo peso) así como tomar determinados medicamentos por largo plazo.

Sin embargo, los últimos hallazgo referentes al tema de la infertilidad femenina, han dado un giro fundamental en el papel que tienen el estrógeno en el cuerpo de la mujer.

El cerebro importante influyente en la fertilidad

Durante décadas los científicos han sabido que en el cerebro se producen hormonas que regulan el ciclo menstrual (entre ellas está el estrógeno), esta producción es gracias a una glándula pituitaria. Las hormonas liberadas en el cerebro impulsan a los ovarios a crear estrógeno (también llamado estradiol) y que se encuentra en el torrente sanguíneo.

infertilidad femenina
Foto: Nabokov via Wikipedia

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison y publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Science, ha arrojado unos resultados que ayudarían al mundo de la medicina a estar más cerca de tener métodos más eficaces para tratar a mujeres infértiles, al igual que saber con más precisión la raíz del problema.

Pruebas en ovarios de monos

Para dar con estos resultados, los científicos estudiaron y analizaron el proceso hormonal en monos macacos Rhesus, los cuales tenían los ovarios extirpados. El primer paso fue colocar unas especies de capsular por debajo de la piel, que contenían estrógeno (estradiol) todo esto para engañar de alguna manera al cerebro (así percibía que habían ovarios que estaban empezando a prepararse para ovular).

Posteriormente, los científicos procedieron a evitar que los animales produjeran su propio estrógeno (los dejaron solo con las capsulas). Se puedo observar que gracias a este paso, la hormona luteinizante (hormona necesaria para la reproducción) aumentó, no obstante, no lo suficiente para alcanzar la ovulación, a diferencia de los monos con producción de estrógenos sin supresión.

El paso siguiente, fue repetir el proceso, pero esta vez, impidiendo la producción de estrógeno a nivel cerebral. Lo que ocasionó que las 3 hormonas vitales que envían las señales para que produzca la ovulación disminuyeron drásticamente.

«El estrógeno ovárico inicia el aumento, pero el estrógeno del cerebro permite que continúe el aumento. Cuando bloqueamos la producción de estrógeno en el cerebro, todavía comenzamos el aumento, pero básicamente cortamos la parte superior de la montaña y la oleada se reduce drásticamente”.

Resultado que puede ayudar a la creación de nuevos métodos para combatir la infertilidad femenina

El estudió concluyó que el estrógeno producido por el cerebro es fundamental para la ovulación. La investigación realizada por los investigadores de la Universidad de Wisconsin ha cambiado la comprensión tradicional de la cascada hormonal que conduce a la liberación de óvulos, pues hasta el momento, los médicos prácticamente centran los métodos para combatir la infertilidad femenina, a nivel de producción en los ovarios.

Brian Kenealy, coautor del estudio, explicó: «El estrógeno ovárico inicia el aumento, pero el estrógeno del cerebro permite que continúe el aumento. Cuando bloqueamos la producción de estrógeno en el cerebro, todavía comenzamos el aumento, pero básicamente cortamos la parte superior de la montaña y la oleada se reduce drásticamente”.

Estos resultados dan paso a poner en marcha la creación de métodos más precisos para conocer los desajustes de producción de estrógeno (en el caso de infertilidad femenina por problemas hormonales) y así crear medicamentos que ayuden a cumplir el sueño de muchas mujeres, ser madres.

Fuente: News Medical