Según la ciencia, es posible prevenir alergias alimentarias en bebés

Ahora es posible prevenir alergias alimentarias en bebés durante el embarazo

Las alergias alimentarias más comunes en los niños son la leche de vaca, los huevos y las nueces o maní.

Pero… ¿sabías que estas alergias se pueden prevenir durante la gestación?

Un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Boston Children´s Hospital y la Harvard Medical School, descubrieron que mediante la dieta de la madre durante el embarazo se pueden evitar alergias al bebé cuando esté recién nacido. Asimismo, cómo la leche materna puede contribuir a la tolerancia a los alimentos más comunes que causan alergia.

 

La investigación se publicó en el Journal of Experimental Medicine y que recibió el apoyo y financiación de “Food Allergy Research & Education”, la empresa más grande del mundo para la investigación de alergias alimentarias, la cual fue fundada en el año 2012 y está ubicada en Estados Unidos, sus sedes principales se encuentran en Virginia y McLean; presta servicio a aproximadamente 15 millones de estadounidenses que padecen de diversas alergias alimentarias.

Según la Organización Mundial de la salud, las alergias alimenticias son reacciones adversas a los alimentos que tienen en su origen un mecanismo inmunitario. La OMS identificó más de 70 alimentos como causantes de alergias alimentarias.  Entre ellos, los que generan reacciones más graves son los cereales que contienen gluten, mariscos, huevos, pescados, soya, leche, maní, y otros frutos secos.

Gracias a este estudio del Boston Children´s Hospital y la Harvard Medical School, se pudo constatar que la leche materna contribuye a desplazar el equilibrio hacia la tolerancia más que a la sensibilidad cuando el lactante presenta exposición a un alérgeno.

Lo que puede ser un suspiro de alivio para las madres es que ya es verídico que no necesitan decir “no” a los huevos, maníes o leche de vaca, pensando en amenazas de alergias alimentarias para su bebé.

Un resultado prometedor

Para obtener este resultado, los investigadores utilizaron “ratas” preñadas y recién paridas. Unas habían consumido huevo durante y después del embarazo (un alimento que se considera muy alérgico en recién nacidos) y otras que se les restringió la ingesta de este tipo de alimento.

El resultado fue que cuando las ratas que no consumieron huevo no proporcionaron suficiente protección a sus recién nacidos mediante la leche. Mientras que aquellas que comieron huevo antes y durante la lactancia contribuyeron a la consolidación de los anticuerpos en los ratoncitos.

Es decir, las ratas transfirieron anticuerpos protectores a sus crías a través de la leche. Los anticuerpos causaron que las crías produjeran células inmunitarias, reguladoras específicas de alérgenos, lo que les hizo tolerar los alimentos potencialmente alérgicos.

“Este estudio elegantemente diseñado y controlado muestra que las madres deben sentirse libres de comer una dieta sana y diversa durante la lactancia”, aseguró el Doctor James R. Barker, CEO de FARE y Director Médico.

Asimismo, los especialistas descubrieron que gracias al revestimiento intestinal que proporciona la leche materna que contiene constantemente nutrientes de alimentos alérgicos, hace que los anticuerpos y proteínas traspasadas al bebé se absorban considerablemente al sistema inmune y se puede pasar de generación en generación. Es decir, puede minimizar o por lo menos prolongar alergias alimentarias en las siguientes generaciones.

Foto: Pixabay

Los hallazgos del estudio son consistentes con las nuevas recomendaciones dietéticas para las embarazadas y madres lactantes. Los alergólogos, ahora recomiendan que, a menos que las madres hayan sido diagnosticadas a ciertos alimentos, no deberían evitar los alérgicos durante el embarazo y la lactancia.

“La mayoría de los niños no desarrollan alergias a los alimentos, independientemente de cómo se los alimenta, mientras que algunos niños desarrollan alergias incluso cuando reciben una alimentación óptima”.

Además, el Dr. Barker destacó que, la dieta de la madre en la primera infancia de los niños no es causante de alergias alimentarias, “La mayoría de los niños no desarrollan alergias a los alimentos, independientemente de cómo se los alimenta, mientras que algunos niños desarrollan alergias incluso cuando reciben una alimentación óptima”.

Cabe destacar, que Michiko Oyoshi, autora principal del estudio, recibió un premio por parte de Food Allergy Research & Education (FARE) por investigaciones de alergias a los alimentos, en el año 2015.

Para descubrir y comprender mejor qué factores de la leche materna protegen, Oyoshi y su equipo ahora están recogiendo leche de madres que amamantan activamente para compararla con la leche de madres cuyos bebés tienen un riesgo alto o bajo de alergia alimentaria. Y así estudiar el contenido de la leche antes y después de que la mamá coma alimentos alérgicos.

Fuentes, Food Allergy Org.News Medical, OMS