¿Siempre llegando tarde? Mira que hay detrás y cómo arreglarlo

Años atrás, recuerdo que solía llegar tarde a todas partes. No es que yo quisiera, pero es que simplemente calculaba muy mal el tiempo. Incluso, después de sentir todas las miradas o después de las rudas advertencias, yo me decía, ¡ultima vez! Pero a la siguiente oportunidad otra vez los minutos que no me alcanzaban.

¿Llegando tarde y sin ninguna razón?

Pues resulta que Diana DeLonzor, autora del libro –Nunca llegar tarde otra vez, sostiene en una entrevista en The New York Times, que contrariamente a lo que se sospecha, la mayoría de las personas que siempre llegan tarde no lo hacen para molestar a los demás.

 

La mayor parte de las veces suele ser consecuencia de un mismo error que muchas de las personas impuntuales repiten sin darse cuenta –una  falta de planificación del tiempo. Y realmente es muy común que ciertas personas tiendan a subestimar el tiempo que se necesita para realizar alguna tarea o trayecto, son personas optimistas del tiempo. El psicólogo Pau Obiol, de Isep Clinica de Barcelona, en una entrevista a La Vanguardia, sugiere que las personas optimistas del tiempo o tardones crónicos no perciben el tiempo de la misma manera que quienes acostumbran a ser puntuales.

En este sentido, también podría existir el factor de un problema psicológico, explica Judit Castellà, investigadora de la UAB (Universidad Autónoma de Barcelona) “En realidad, como el tiempo es algo que no existe, siempre se procesa de forma subjetiva, y hay muchas variables internas y externas que afectan esa percepción subjetiva, desde la edad, la personalidad, hasta la complejidad de la tarea que hacemos, la cantidad de información y estímulos que recibimos»,

Castellà detalla además que cada persona posee un tiempo interno, como un tiempo metabólico propio, que está marcado por factores medioambientales y fisiológicos. Por eso la mala fama de impuntuales de las personas de los países cálidos, ya que su tiempo interno suele ser más lento.

También están las personas que pueden estar llegando tarde por falta de atención, por distraídos o porque son olvidadizos. De los cuales se dice que son personas creativas y optimistas de la vida, que no se angustian de nada. Existen además los narcisos que según Obiol, llegan sistemáticamente tarde porque creen que su tiempo vale más que el de las otras personas, y no quieren esperar a nadie, o los que lo hacen para llamar la atención.

malos hábitos
Pexel

Pero obviamente no todos los impuntuales corresponden a estos perfiles, comenta Obiol en su entrevista «No hay unos rasgos ni una personalidad característica que los defina a todos; hay tardones crónicos que simplemente lo son por aprendizaje, porque sus padres siempre llegaban tarde, han aprendido esa conducta, se les ha reforzado a lo largo del tiempo, se han acostumbrado a que los demás les esperen y si un día han llegado pronto no recibieron halagos por ello y vuelven a llegar tarde”

Te puede interesar: 7 malos hábitos que están dañando tu vida

Cualquiera que sea el caso, la mayoría de las personas que llegan tarde no lo hacen porque quieren, en realidad muchos de ellos luchan para ser puntuales. Y generalmente, si se lo proponen lo consiguen, como fue mi caso en particular. Para mí, la era de la Puntualidad comenzó cuando mi hijo a la edad de 5 años me preguntó del porqué cuando me tocaba ir a buscarlo a la guardería, siempre llegaba tarde… ¡triste verdad!

Pues, cualquier excusa que se te ocurra es buena para comenzar el proceso a la puntualidad. Te damos una ayuda con estos tips que definitivamente te alejaran de la costumbre de llegar tarde:

Tips para conseguir llegar siempre en hora

llegando tarde

 

Muchos especialistas aseguran que la clave está en ser realistas en la planificación del tiempo, hay que poner en práctica los hábitos que caracterizan a las personas que siempre llegan a la hora. Algunos ejemplos son:

  • Siempre calcular un tiempo extra. Sin falta, se debe estimar en el tiempo que necesitas para ir a determinado lugar, un tiempo extra para los imprevistos o retrasos inesperados.
  • Prepara todo antes de la hora de salida, el problema suele ser que siempre se sale tarde de casa, pues prepara todo la noche anterior, incluso la ropa que te pondrás. Si haces esto todas las noches, te habituaras a siempre prepararte con anticipación para la hora de salida.
  • Coloca todos los objetos importantes cerca de la puerta. Trata de tener un área de tu casa donde puedas colocar todo lo que necesitas a la hora de salir, como tu cartera, el cargador del celular, el computador portátil, el paraguas, etc.
  • Siempre desayuna en casa. Sin ninguna excusa, levántate en el primer sonar de la alarma, así lograras desayunar en casa o tomarte tu café tranquilamente. O si lo prefieres, prepara el café y llévatelo en un vaso hermético. El simple gesto de parar a comprar un café te puede retrasar hasta 15 minutos.
  • Antes de salir revisa el informe del tráfico, hoy en día existen aplicaciones muy útiles que te indican el tráfico de tu ciudad. Revísalo para que te asegures de tomar la vía menos congestionada.
  • Coloca recordatorios en tu móvil, personalmente esta técnica me funciona muy bien. Anota en el calendario del celular todos los eventos, citas o cualquier actividad que tengas fuera del horario de trabajo, o que implique extra planificación. Establece los recordatorios lo mejor adaptado posible a tu estilo de vida, los míos pueden ir desde el día anterior, hasta 2 horas antes de la salida.
  • Siempre saca 15 minutos a la hora que tienes que llegar, si tu cita es a las 9:00 am, te dices que tienes una cita a las 8:45 am. Con esto te aseguras de tener más del tiempo de maniobra.

En conclusión, todos los gestos que te ayudan en la batalla del llegar a tiempo, por muy banales que parezcan contribuyen a que estés cada vez más cerca de lograrlo. Me viene a la cabeza el dicho «del apuro solo queda el cansancio», en realidad no tienes por qué vivir siempre apurada, a las corridas para llegar a la hora y sin lograrlo, simplemente hay que -Plantearse con seriedad la anticipación en todo y más importante, no subestimar el tiempo.