Todo lo que debes saber para criar a un hijo bilingüe

¿Cuáles son las ventajas de criar a un hijo bilingüe?

Se trata de una decisión importante pero que rinde frutos, ya que gracias al bilingüismo los niños pueden recibir ayuda con el lenguaje en general. Adicionalmente, una exposición temprana a otra lengua puede traer consigo beneficios que incluyen la capacidad para imitar sonidos de los idiomas que se estudian.

Es realmente necesario aclarar que a pesar de que los niños se están educando con respecto a otra lengua que no es la materna, esto no quiere decir que automáticamente van a desarrollar súper habilidades lingüísticas. Los padres deben entender que esto requiere de un gran esfuerzo, tomando en cuenta el ensayo y repetición. Con respecto a este tema, la psicóloga y profesora de la Universidad Atlántica de Florida, Erika Hoff, asegura lo siguiente:

 

“Para todos los que están tratando de criar a un hijo bilingüe, sin importar sus razones u origen, es muy importante darse cuenta de que adquirir una lengua requiere estar muy expuesto a ella”.

Un aspecto de gran importancia en este camino, se refiere al hecho de que, para conseguir el bilingüismo en los niños, los padres deben asegurarse de interactuar con sus hijos en los idiomas que se estén manejando, puede ser a través de lecturas de cuentos, canciones o simple conversaciones, lo determinante aquí es que se haga de manera diaria y constante, esto es algo que los pediatras aconsejan. Por esa razón, la Dra. Hoff asevera: “Para el desarrollo bilingüe, el niño necesita exposición a ambas lenguas”, continúa agregando: “y eso es muy difícil en un ambiente monolingüe”.

hijo bilingüe
Criar a un hijo bilingüe

Del mismo modo, la exposición al lenguaje de persona a persona es determinante, es decir, el tiempo que los niños pasen en un dispositivo interactuando con los idiomas no cuenta, ya que es necesario el contacto humano, inclusive para con su lengua materna. Es posible que aprendan cosas básicas como vocabulario, con la ayuda de aplicaciones o programas educativos, pero esto sería en una edad más avanzada, no para las primeras etapas del aprendizaje.

La edad apropiada

Hay estudios que indican que hasta los cuatro meses de edad el cerebro de los niños puede registrar los sonidos imaginables, por lo tanto, esta podría ser la etapa en que los bebés tienen un alto nivel de probabilidad de ser más receptivos en cuanto a los idiomas se refiere. Ya se ha demostrado en diferentes oportunidades que los niños tienen una gran capacidad para aprender lenguas, y según dicta la historia, mientras más pequeños se empieza, más resultados positivos se tendrán. Pero siempre hay una interrogante que vuelve loco a los padres: ¿Cuál es el momento indicado? Según Albert Costa, psicólogo y profesor de investigación del Centro para Cerebro y Cognición de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), de Barcelona, la respuesta es simple: “cuanto antes, mejor”. Aunque es vital recalcar que no basta inscribir al niño en un colegio o academia bilingüe.

Consejos para los padres

Como ya se había mencionado previamente, los padres deben hacer las siguientes actividades con sus hijos para obtener mejores resultados: leer, cantar, contar historias y demás actividades en conjunto. No solo basta con unos minutos al día, el aprendizaje debe ser cotidiano y constante. Hay unas familias que inclusive desarrollan estrategias como dividir las lenguas entre ellos, por ejemplo, mientras la madre habla en español, el padre puede hacerlo en inglés. No habrá problema si los padres hablan los dos idiomas con el niño, este será capaz de diferenciar.

criar a un hijo bilingüe

Lista de beneficios
  1. Le permitirá al niño interactuar con personas de otros países y sus costumbres, ampliando así su perspectiva del mundo en un nivel social, literario y cultural.
  2. Otorga facilidad para el desarrollo de procesos como la atención, flexibilidad mental, memoria, entre otros.
  3. Mantiene al cerebro en forma, gracias al esfuerzo extra que se hace al momento de centrarse en una lengua específica, cuando se habla, escucha, lee y escribe.
  4. Agudiza la capacidad para separar los idiomas y concentrarse en uno, sin interferir en el otro.
  5. Expande el control mental, lo que significa que se pueden tomar decisiones de manera más fácil, al igual que saltar de una actividad a otra.

Referencias, NewYork Times, El País

Загрузка...