8 Poderosos-Y-Fáciles Trucos para poner límites en las pantallas (Para Ti y tus Hijos)

La adicción al teléfono inteligente no es solo de los jóvenes. Los adultos también están en riesgo de desarrollar malos hábitos. De hecho, los teléfonos inteligentes y dispositivos electrónicos están cada vez más formando parte integral de nuestras vidas.

Se sugiere que la adicción al teléfono puede provocar malestares corporales, como lo demuestra una investigación realizada por un grupo de científicos coreanos de la Universidad de Inje, en Gimhae – Corea del Sur donde dice que existe “una asociación significativa entre el total de veces que pasamos usando un dispositivo móvil cada día y el dolor en el hombro derecho, y el tiempo que pasamos navegando por Internet y dolor en la base del pulgar derecho y la espalda”.

Si bien la influencia de los teléfonos inteligentes y sus efectos en la salud humana aún están siendo probados y estudiados, existen muchos analices psicológicos que revelan que el mal comportamiento de los hijos podría ser uno de los efectos negativos que nuestra adicción al teléfono celular puede causar.

 

Es por esta razón que es importante que en cada hogar existan limites en cuanto a la utilización de la tecnología y no solo para nuestros jóvenes, para los padres también.

Te puede interesar, Tu uso de las redes sociales puede estar causando el mal comportamiento de tu hijo

Podría parecer una tarea muy descabellada pero es algo necesario, a continuación las 8 maneras fáciles que te ayudaran a romper los malos hábitos del celular y mostrar de una manera saludable el uso de las pantallas a los hijos.

  1. Desconfía de tu fuerza de voluntad.

Busca aplicaciones que puedan bloquear tu celular, existen herramientas donde puedes programar los limites o horarios, ya que bloquear tu celular o decirte que el tiempo que llevas conectado ha llegado al límite puede que no sea más fuerte que tú. O simplemente apaga el celular, así es más fácil resistir la tentación.

  1. Apagar las notificaciones.

Solicitar a todos los integrantes de la familia que apaguen las notificaciones cuando están reunidos. Con esto simplemente reduces la tentación. De nada vale que pases mucho tiempo con tus hijos sino le prestas atención.

  1. Deja tu celular en tu bolsa de trabajo o cartera cuando llegas a casa.

Cuando todos se reúnen en casa al final de un día de trabajo y de escuela, es el momento ideal para que todos ayuden a la preparación de la cena u organización del día siguiente. Si traes el celular contigo a la cocina la tentación será mayor. Déjalo guardado y concéntrate en el momento, disfruta de lleno de las actividades cotidianas de la familia. Recuerda que la calidad del tiempo que se comparte en familia tiene un impacto a largo plazo en la vida de todos.

  1. El celular se deja cargando en otra pieza que no sea tu habitación cuando vas a dormir.

Si, por muy poco práctico que te parezca y mismo si esto implique utilizar el viejo despertador. Pero con esto evitaras de mirar la pantalla cuando te vas a “dormir”. Si eres de las que necesitan navegar por las redes o por Internet hasta que se les cae encima porque se quedan dormida, pues tienes un problema de adicción. Nuestro cerebro necesita una hora sin los estímulos de una pantalla para dar la señal que nos vamos a dormir. Esto además garantiza un sueño sin interrupciones de sonidos o luces que te despierten a media noche.

  1. Desconéctate de las redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram, etc. después que termines de usarlas.

El esfuerzo que implica conectarse de vuelta, te da una pausa para repensar y analizar si es el momento o no. Ya es bien sabido que las redes sociales pueden ser adictivas y no solo para los jóvenes, para los adultos también.  En lugar de esto, escribe o llama a una amiga si necesitas una estimulación social sin niños.

  1. No permitir celulares en la mesa durante el desayuno, almuerzo o la cena

Cuando vamos a compartir una comida, conéctate con tu familia, amigos o colegas… pero ojo! sin la ayuda de ninguna red social. Esto realmente ni siquiera debería ser negociable, es zona de cero-electrónicos.

  1. Parar de googlear para todo

Ya me ha pasado que estando en una buena conversación alguien se va a una pantalla para buscar quien tiene la razón o simplemente para buscar una respuesta.

En vez de esto, que les parece de seguir disfrutando el momento, usar nuestra propia lógica o capacidad de crítica, hacerlo divertido adivinando la respuesta. Lo ideal es terminar la conversación y seguir conectados. Se puede buscar la respuesta después que se finalice la conversación.

  1. El aburrimiento es un detonante, prepárate para ello.

Además de incentivar la creatividad, el aburrimiento es un aliado cuando queremos desconectarnos de los dispositivos electrónicos. Haz una lista de las cosas que puedes hacer cuando estas aburrida. Hacer un dibujo, llamar una amiga, leer un libro, terminar un proyecto de la casa. Una buena idea para fortalecer la relación padres e hijos, seria realizar actividades libres de influencia electrónica o simplemente jugar con tu hijo.

Cada vez más, nuestra dependencia de los celulares inteligentes está trayendo ansiedad y desconexión con nuestro entorno.

Muy bien lo dijo Steven Spielberg “La tecnología puede ser nuestro mejor amigo, y la tecnología también puede ser el más grande aguafiestas de nuestras vidas. Interrumpe nuestra historia, interrumpe nuestra capacidad de tener un pensamiento, de soñar despierto o de imaginar algo maravilloso”.

¡Rompe el hábito! Y recupera el tiempo con la familia.

Referencia, YourTango y The impact of smartphones and mobile devices on human health and life By Leonid Miakotko

Cargando...